Socialismo y Laborismo en el Reino Unido

Historia

En este artículo nos acercamos a la Historia del socialismo británico hasta la creación del Partido Laborista.Las primeras organizaciones políticas obreras británicas nacieron en la década de los años ochenta del siglo XIX. Las principales terminarían influyendo en el laborismo.

En 1881, Henry Hyndman creó la Democratic Federation (Federación Democrática), aunque con el tiempo cambiaría su denominación por la de Social Democratic Federation (Federación Social Democrática). Esta organización editaba Justice, el que puede ser considerado el primer periódico socialista británico. En la organización destacaron también sindicalistas muy activos, como Ton Mann y John Burns, que hicieron que se vinculara hacia el sindicalismo. Otra de sus características fue que se trató de la organización británica más cercana a las ideas marxistas.

En el S.D.F. militó también el polifacético William Morris, escritor, artista, intelectual, poeta y en el asunto que nos interesa aquí, activista político. En este sentido es fundamental su obra News from Nowhere (Noticias de ninguna parte), del año 1890, donde hace una profunda crítica del capitalismo industrial desde sus posiciones estéticas y antropológicas. Pero, además, Morris decidió crear, con el apoyo de la hija mejor de Marx, Eleanor Marx-Aveling, The Socialist League (La Liga Socialista), como escisión de la S.D.F. Las ideas de Morris dieron un fuerte sello estético y de preocupación por la calidad de vida a esta organización, un asunto muy novedoso en aquel momento y que, evidentemente tenía que ver con su interés por el diseño, las artes y los oficios frente a la embrutecedora producción industrial. La Liga terminó sus días derivando hacia posturas más anarquistas que socialistas.

En 1884 se fundó la Sociedad Fabiana, integrada por intelectuales británicos de clase media. El nombre de Fabiana no es caprichoso. Los fabianos recurrieron al nombre del general romano Quinto Fabio Máximo, famoso por intentar debilitar a Aníbal en las Guerras Púnicas, mediante maniobras de hostigamiento pero evitando la lucha frontal. Así se trató de simbolizar el rechazo al método revolucionario marxista, defendiendo que el sufragio universal llevaría, inevitablemente, a la implantación del socialismo, tras un proceso educativo y legislativo de reformas pero sin enfrentamientos frontales. La economía debía estar centralizada y administrada por un grupo de dirigentes con un marcado carácter racional. Había que superar las deficiencias propias del capitalismo porque se había demostrado que generaba paro y pobreza. Algunos autores han calificado al fabianismo de una especie de “socialismo administrativo”. Se debían extender la educación y la sanidad a toda la población. Las condiciones laborales debían estar bien regladas para evitar abusos y atender a los riesgos de la vida laboral, así como para evitar la explotación infantil. Todos estos controles tenían que ser compatibles con la democracia y el parlamentarismo.

Los fabianos más destacados fueron Sidney y Beatrice Webb, Annie Besant y George Bernard Shaw, autor del más importante programa del grupo, publicado en 1889 con el título de Fabian Ensays in Socialism. Muchos dirigentes, diputados y ministros del futuro Partido Laborista serían fabianos.

La Sociedad colaboró en el proceso de creación del Partido Laborista, al participar en el Comité de Representación Laborista en el Memorial Hall de Farrington Street de Londres del año 1900. Gran parte de los futuros programas políticos de los laboristas tienen el sello fabiano.

Este sería el caldo de cultivo, a finales de la década de los ochenta del XIX, donde se iría fraguando la creación de partidos políticos obreros británicos. La primera iniciativa directa partió del mundo sindical. Keir Hardie era un minero escocés que en 1888 fundó el Scottisch Labour Party (Partido Laborista Escocés). En 1893 nació el Independent Labour Party (Partido Laborista Independiente), con una gran implantación en Escocia y en el norte de Inglaterra, aunque no pudo desarrollarse en el resto de Gran Bretaña.

En el año 1899 se celebró el Congreso de las Trade Unions que fue clave para cambiar la tradicional tendencia favorable de los sindicatos hacia el Partido Liberal, ya que se decidió que había que tratar de promover una acción política independiente obrera. De ahí surgió la creación del Labour Representation Committee en 1900, constituido en el Memorial Hall de Farrington Street de Londres. En este Comité había representantes de los sindicatos, pero también contaba con miembros de la S.D.F. y con fabianos, y se pretendía concurrir a las elecciones. El éxito electoral llegaría en las elecciones de 1906 cuando se consiguieron veintinueve escaños. Ahí está el origen del Labour Party, el Partido Laborista. En ese año ya tenía un millón de militantes, cifra que se duplicó en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Los primeros líderes del laborismo fueron Keir Hardie y Arthur Henderson, aunque desde los primeros momentos comenzó a destacar la figura de Ramsay Mac Donald, que entró en el Parlamento en 1906, y que con el tiempo, después de la Gran Guerra, sería el primer ministro laborista en la Historia. En el período de entreguerras el laborismo desbancaría al Partido Liberal en el sistema bipartidista británico.

(6 votos)
Visto 805 veces