El Congreso fundacional de la UGT para Josep Comaposada

Historia

El Socialista publicó en su número 129 la información que Josep Comaposada envió el 17 de agosto de 1888 sobre la celebración del Congreso fundacional de la UGT, que pasamos a comentar en este breve trabajo. Recordemos que Comaposada fue uno de los fundadores de la UGT, además de un destacado socialista en su larga e intensa vida que podemos estudiar en su entrada en el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Comaposada informó que en el Congreso estuvieron representados el Centro Obrero de Mataró (Sección de Vidrieros, vidrio común y medio cristal), las Tres Clases de Vapor también de Mataró, la Sociedad de albañiles de Tarragona, la Federación Tipográfica en representación de las Secciones de Madrid, Barcelona, Valencia, Castellón, Tarragona, Zaragoza, Logroño, Burgos, Bilbao, Córdoba, Málaga, Huesca, Guadalajara y Granada, la Sociedad de Tejedores de seda de Barcelona y sus alrededores, los Estucadores de Barcelona, Cilindradores y Aprestadores de Barcelona, los Carpinteros de Gracia, la Unión de obreros de la madera de Madrid, los Pulidores, marmolistas y torneros marmolistas de Barcelona, el Centro local de Vic (Secciones de Curtidores, cerrajeros, mecánicos, Tres Clases de Vapor, carpinteros y alpargateros), el Centro local de Manresa (las Tres Clases de Vapor, albañiles, carpinteros, curtidores, y cinteros de seda), los Pintadores a mano de Barcelona, los Estampadores de Barcelona y sus contornos, los Herreros mecánicos de Barcelona y sus contornos, los Picapedreros de Barcelona, los Silleros de enea de Barcelona, los Tejedores mecánicos de Caldas de Montbuy, y los Panaderos de Castellón. Aunque también se habían recibido adhesiones de otras sociedades obreras, destacando de algunos oficios de Santander.

Comaposada opinaba, en vista de las sociedades obreras representadas, que el Congreso había sido importante. Pero lo que más valoraba era la seriedad de todas las reuniones celebradas, además de la unidad de criterio que había observado en todas las delegaciones. Por todo ello, esperaba que muy pronto se conseguirían buenos resultados. Se había decidido que el Comité Directivo estaría en Barcelona, y que el próximo Congreso se celebraría en Mataró. Las Secciones que habían ingresado en la Unión debían aportar de forma extraordinaria 10 céntimos por cada uno de sus asociados para poder comenzar los trabajos, entre los que destacaba la impresión de los Estatutos.

Comaposada era muy optimista.

Además del número citado de El Socialista recomendamos la consulta de la obra de MARTÍN NÁJERA, A., y GONZÁLEZ QUINTANA, A, Fuentes para la Historia de la Unión General de Trabajadores, Madrid, (1988).

(3 votos)
Visto 184 veces