Tomás Meabe, fundador de las Juventudes Socialistas

Historia

Tomás Meabe nació en 1879. Su padre, Santiago Meabe, fue un marino que se destacó en la defensa de Bilbao frente a los carlistas, autor de diversas canciones liberales en el conflicto, además de concejal de la capital vizcaína. Tomás estudió en la Escuela Municipal de Párvulos y después en un Instituto de Segunda Enseñanza. Entró a trabajar en el Banco de Bilbao, pero decidió mejorar su formación, y cursó la carrera de perito mercantil en el Instituto Vizcaíno. También estudió para ser piloto, llegando a navegar en varios veleros.

 

Tomás Meabe se casó con Julia Iruretagoyena Sellés, hija del alcalde republicano de Irún, y que luego sería una destacada socialista. Del matrimonio nació León, que murió trágicamente muy joven por una explosión accidental del Laboratorio de Material de Guerra donde trabajaba en Madrid en plena Guerra Civil.

Nuestro protagonista inició su andadura política en el seno del nacionalismo vasco, en el PNV, pero pronto abandonó esta tendencia para abrazar el socialismo. Ingresó en la Agrupación Socialista de Bilbao en 1902. Muy pronto se distinguió por sus escritos en La Lucha de Clases, publicación fundamental del socialismo vasco. Sus principales colaboraciones tuvieron siempre un cariz polémico por sus enfrentamientos con el nacionalismo vasco, cuestión que le trajo algunos problemas familiares por la tendencia nacionalista de la misma, especialmente de su hermano Santiago. También escribió artículos anticlericales y antimilitaristas. Meabe llegó a dirigir este periódico cuando su anterior director, Álvaro Ortiz, se quedó ciego. Meabe imprimió su sello intenso y polémico en la publicación en los tres temas a los que mayor tiempo y energía dedicó en sus escritos periodísticos. Precisamente, varios de sus artículos le costaron diferentes procesos judiciales, algunos hasta militares. Estuvo en la cárcel de Larrinaga en más de una ocasión. Meabe ingresó en la Masonería a principios de siglo, adoptando el nombre simbólico de “Cosmopolita”, en la Logia “Emulación” de Bilbao.

La gran aportación de Tomás Meabe al socialismo en nuestro país fue la creación de las Juventudes Socialistas, para equipararse con lo que comenzaba a ocurrir en otros países, tomando como inspiración la Federación de Jóvenes Guardias Socialistas de Bélgica, como expuso en el artículo “Derroteros” de La Lucha de Clases. En octubre de 1903 se constituyó el primer núcleo de Juventudes Socialistas en Bilbao, en el que también estuvo Indalecio Prieto. Entre 1904 y 1902 se extendieron en el País Vasco y España. La organización en todo el país nació en un Congreso en Bilbao a mediados de 1906. Allí se constituyó la Federación Nacional de Juventudes Socialistas. En 1908 se celebró el II Congreso Federal, fundamental porque se aprobaron las bases ideológicas de la organización: antimilitarismo, fomento de la educación y la formación y un inicial feminismo, que permitió la creación de grupos femeninos.

Meabe tuvo que exiliarse en Francia porque había sido condenado a una pena de ocho años de cárcel. Fue indultado y pudo regresar en enero de 1905. Regresó a su responsabilidad en La Lucha de Clases hasta julio de 1906. Después dirigiría el semanario socialista Adelante, que se publicaba en Eibar. Pero Meabe volvió a ser perseguido, y esta vez por la recién aprobada Ley de Jurisdicciones, que establecía la jurisdicción militar para los delitos contra la patria y el ejército. Para no ser detenido volvió a huir. Se estableció en París, trabajando como traductor al castellano de textos clásicos y de literatura anglosajona y francesa. Después residió en Hendaya. En 1910 viajó a Londres, y allí fue contratado también como traductor. Pero regresó pronto a Francia. En esta etapa del exilio, además de traducir, escribió fábulas y parábolas, que no pudo publicar en vida, aunque luego sí saldrían a la luz. En 1920 se publicaron en Bilbao sus Obras Completas, aunque no están todas. Seis años después la Federación de Juventudes Socialistas, en Madrid, publicó sus Parábolas. En 1935, Levitán publicó en Madrid Las Fábulas del Errabundo. En el exilio, en México y en el año 1963 salieron los Apuntes de un Moribundo.

Tomás Meabe arrastraba una penosa tuberculosis. Regresó a España al estallar la Gran Guerra. Vivió en Irún y en otras localidades. Muy grave viajó a Madrid, viviendo en El Escorial, y luego en las conocidas “Cuarenta Fanegas”, entre Chamartín de la Rosa y la capital. Indalecio Prieto consiguió que pasara a vivir en mejores condiciones, en un piso de la calle Ponzano. Allí le llegó la muerte.

(2 votos)
Visto 660 veces