El trabajo socialista municipal en la Historia contemporánea española: metodología y fuentes

Historia

Es evidente que el conocimiento del trabajo de los concejales socialistas en los municipios debe estudiarse en los respectivos archivos municipales. Se trata de un tema fundamental a la hora de realizar la Historia municipal contemporánea española, y del propio Partido Socialista, dada la importancia que el PSOE siempre dio a los ayuntamientos por su proximidad hacia los ciudadanos, y porque era un resorte de poder que podía realizar cambios concretos en favor de los trabajadores y clases humildes, y no sólo como un nivel administrativo exclusivamente de gestión.

Ya contamos con algunas monografías, al respecto. La más reciente se refiere al trabajo socialista y republicano en Madrid. Se trata del libro de Santiago de Miguel Salanova, Republicanos y Socialistas. El nacimiento de la acción política municipal en Madrid, (1891-1909), publicado en Madrid en el año 2017. El autor plantea un método de trabajo harto interesante porque establece que la entrada de republicanos y socialistas en el consistorio de la capital de España marca un punto de inflexión en la historia municipal, ya que ambos sectores políticos introducen las preocupaciones sociales en el poder municipal principal del país, algo que no había sido prioridad de los ediles madrileños pertenecientes a los partidos dinásticos. El estudio comienza con la llegada del sufragio universal masculino, que abre la posibilidad para elegir concejales (recordemos que el propio Pablo Iglesias fue antes que diputado, un intenso concejal, pero no el único, ni mucho menos) y termina con la creación de la Conjunción republicana-socialista, y la llegada al poder en este nivel institucional de la oposición al sistema político de la Restauración. El libro aborda el trabajo y la acción de los concejales socialistas y republicanos contra el nepotismo, la corrupción, la mala gestión de los servicios públicos, los problemas del abastecimiento, el fraude alimentario a gran escala, y la creciente distancia social entre los barrios de un Madrid que comenzaba a crecer de forma evidente.

Pues bien, por nuestra parte, el objetivo de este breve artículo es presentar una fuente complementaria para el estudio de la labor municipal, eso sí, desde la perspectiva exclusivamente socialista, por lo que no puede ser considerada como alternativa. Efectivamente, El Socialista dedicó, desde la llegada de los primeros ediles a los consistorios vizcaínos, una atención prioritaria hacia el trabajo de los munícipes socialistas, a través de una sección que solía titularse “Los concejales socialistas”. Además, la labor de los ediles madrileños siempre fue específicamente seguida en las páginas del periódico, de una forma exhaustiva y mayor escala que la que se desarrollaba en otras localidades. Se seguían los plenos municipales con sus debates, las veces que se arrancaban conquistas y las derrotas en las votaciones, sin olvidar las labores a pie de calle de los concejales socialistas, y la denuncia de abusos, atropellos, fraudes y problemas que afectaban a los barrios más desfavorecidos.

Las elecciones municipales, por su parte, también recibieron atención informativa prioritaria: formación de candidaturas, mítines, jornada electoral, resultados, y denuncia de los métodos caciquiles, cada día menos efectivos en el ámbito urbano, pero casi intocables en el rural. Los socialistas tuvieron un claro protagonismo en la lucha contra las prácticas electorales fraudulentas en todos los tipos de elecciones en la España de la Restauración, sin olvidar los conflictos electorales que tuvieron con los republicanos hasta la creación de la Conjunción.

En tiempos de la Segunda República, dado el protagonismo socialista en los ayuntamientos desde las elecciones de abril de 1931, las noticias de índole municipal se dispararon en las páginas de El Socialista porque demostraban una nueva forma de hacer política. Por fin, la publicación también prestó una gran atención al trabajo de los socialistas en las principales ciudades europeas. En estas páginas de El Obrero hemos publicado algunos trabajos sobre estas cuestiones.

Este interés informativo concreto del PSOE no sólo derivaba de la importancia que daba al poder municipal, como hemos explicado al principio, sino también para demostrar a la opinión pública y, concretamente, a los trabajadores las virtudes de la estrategia socialista de combinar la lucha por un cambio total del sistema económico, social y político con el trabajo más concreto o pragmático de ir arrancando conquistas sociales en todos los niveles del poder. Esa política era defendida como la más adecuada y fructífera, no sólo contra los defensores del sistema, sino también frente a los anarquistas y su método “maximalista” y contrario a la política.

(4 votos)
Visto 369 veces