Los jóvenes socialistas madrileños y los obreros jóvenes en 1921

Historia

A mediados de febrero de 1921 la Juventud Socialista Madrileña quiso movilizar a los trabajadores jóvenes de Madrid ante la penosa situación económica y social que se padecía en España y en el mundo, en plena posguerra.

 

Para ello elaboraron y publicaron un manifiesto donde explicaban la situación y llamaban a afiliarse a los jóvenes obreros.

Los jóvenes socialistas madrileños denunciaban la Paz de Versalles porque consideraban que era el germen de futuras guerras. Pero, sobre todo, explicaban que el proletariado había ido engañado a la guerra. En ese momento estaba viendo que a pesar de todas las promesas realizadas su importancia social no había crecido, que sus puntos de vista no se tenían en cuenta, ni intervenía en el gobierno del país por el que se había sacrificado.

Ese trabajador había cambiado el uniforme de soldado por el de obrero, y comenzaba a entender que aquella guerra no había sido la suya porque seguía siendo explotado.

Más en clave española, los jóvenes socialistas madrileños expresaban que las mejoras salariales y de jornada que se habían obtenido en la coyuntura de la guerra estaban desapareciendo. La crisis industrial estaba generando un inmenso paro, mientras que los que seguían empleados veían bajar sus salarios y volver a jornadas más largas. Por eso, organizaron varios mítines simultáneos para el día 15 de febrero a las ocho de la tarde en la Casa del Pueblo de Madrid, en la de Chamartín de la Rosa, en Cuatro Caminos y en el Puente de Vallecas.

Pero todos fueron prohibidos por la Dirección General de Seguridad, basándose en las atribuciones que le confería la Ley de Orden Público y por la suspensión de las garantías constitucionales. Los socialistas se quejaban, en las páginas de El Socialista, por esta decisión, considerando que el Gobierno de Dato consideraba lícitas todas las propagandas políticas menos las que aquellos organizaban. Por eso avisaban que se tomaba buena nota de “esta lección de dictadura”.

Ver: El Socialista, números 3748 y 3749.

 
What do you want to do ?
New mail
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido