El librepensador Joseph Lewis en España en 1932

Historia

A finales el invierno de 1932 visitó España Joseph Lewis (1889-1968), fundamental librepensador norteamericano, fundador y presidente de la Sociedades de Librepensadores de América, además de poner en marcha una editorial para difundir textos de librepensamiento. Entre sus propias obras destacó La tiranía de Dios (1921).

 

La prensa liberal y socialista valoró su presencia en España. Al parecer, la razón de la visita estaba en el interés del norteamericano por comprobar el grado de poder de la Iglesia en España, despertando su interés sobre la implantación de la República y la política emprendida en esta materia. Debemos entender que el cambio radical producido en la cuestión religiosa en España llamó la atención en el mundo, tanto por el poder tradicional de la Iglesia como por el propio cambio. Otro de los motivos de su viaje era potenciar la solidaridad y las relaciones con las organizaciones librepensadoras en España, e incorporarlas a la Asociación Internacional del Pensamiento Libre, recientemente constituida en Bruselas, y que contaba con unos dos millones de afiliados en esos momentos en distintos países. La organización estaba presidida por Terwegne, y se iba a publicar un periódico internacional llamado La Pensée.

Lewis estaba organizando para 1933 el primer Congreso internacional de Librepensamiento en Washington, pretendiéndose inaugurar un monumento al librepensador Ingersoll. Debemos recordar que Robert G. Ingersoll (1833-1899), que fue conocido como el “Gran Agnóstico”, constituye una figura clave en la historia del librepensamiento. El Comité constituido para este fin estaba compuesto por Bernard Shaw, Einstein, sir Arthur Keith y Fernando de los Ríos, figuras de un enorme renombre.

El periódico El Socialista explicaba que Lewis se había llevado una impresión inmejorable del “renacimiento civil de España, tan acorde con nuestra tradición liberal”. Al parecer, había recomendado continuar la obra emprendida porque la reacción “era fuerte y acechaba”.

Hemos consultado el número del 12 de marzo de 1932 de El Socialista.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido