La reunión del Grupo Obrero de la OIT en 1931: trabajo infantil, trabajo nocturno femenino y paro

Publicado en Historia

El Grupo Obrero de la Organización Internacional del Trabajo tenía la costumbre de reunirse previamente a las reuniones del organismo para examinar los puntos del orden del día y llevar una propuesta común. Para la reunión obrera de la primavera de 1931 contamos con el análisis de Manuel Cordero desde Ginebra. Creemos que nos interesa este material para comprender las posturas del movimiento obrero internacional en un momento especialmente complejo en plena crisis del 29. En el Grupo estaba también Wenceslao Carrillo que, además, fue nombrado para la Comisión de proposiciones Como veremos, la presencia española en las Comisiones que tratarían los distintos asuntos, y en las que había representantes de los patronos y gobiernos, fue importante.

La primera cuestión que se tuvo en cuenta tuvo que ver con la reciente proclamación de la Segunda República, con elogio incluido a la figura de Largo Caballero que, como sabemos, siempre desarrolló un intenso compromiso con el internacionalismo sindical y con la OIT.

Los temas candentes fueron los siguientes:

-Los problemas en determinados países en relación con el nombramiento de los representantes obreros ante la OIT. El gobierno polaco había prescindido de la organización obrera para formar su delegación, y algo parecido había ocurrido en Italia y Lituania. El Grupo Obrero decidió protestar.

-Trabajo infantil: Los delegados obreros discutieron sobre el mínimo legal de edad para poder trabajar. Los ingleses defendieron que se fijara en dieciséis años, pero esta postura chocaba con la realidad económica y escolar de los países menos desarrollados, como los balcánicos. Tenemos que tener en cuenta que el trabajo de los niños suponía un ingreso fundamental para las familias en estos países, frente al caso de los occidentales, donde los más pequeños fueron apartados, paulatinamente gracias a los avances de la legislación. El Grupo decidió que Manuel Cordero estuviera en la Comisión que debía estudiar esta cuestión.

-Trabajo nocturno de la mujer. El problema de la revisión de la Convención que prohibía el trabajo nocturno de la mujer fue abordado por Mertens, que propuso que el Grupo Obrero acordase por unanimidad oponerse a la revisión, y así se decidió. Regina García fue elegida para formar parte de la Comisión. -El paro. Este era el gran problema del momento porque aumentaba de forma evidente a causa de la crisis económica en todos los países. Fue el tema que más debate generó. ¿Cómo podía abordarse su solución?, ¿reduciendo la jornada laboral?, o ¿aumentando la edad escolar, como proponían los ingleses, en línea con lo expuesto en el asunto del trabajo infantil? En realidad, todas estas soluciones podían aliviar el problema, pero no resolverlo. Otra de las propuestas tenía que ver con un recurso muy empleado, el de las obras públicas, pero tampoco se veía como la gran solución. El problema tenía que ver con la crisis del sistema capitalista, incapaz de resolverlo. No se tomó una postura hasta no oír las propuestas de los representantes de la patronal y de los gobiernos. Carrillo fue elegido para pertenecer a esta Comisión.

Hemos trabajado con el número 6962 de El Socialista, de 3 de junio de 1931.

Leer más..

Las reflexiones de Manuel Cordero sobre Mussolini en 1930

Publicado en Historia

El destacado sindicalista y socialista Manuel Cordero hizo una serie de reflexiones sobre Mussolini en las páginas de El Socialista en el mes de mayo de 1930 a cuenta de la publicación del libro de José Ardau, La elocuencia mussoliniana, que publicó en ese mismo año la Casa Editorial Maucci de Barcelona. Cordero consideraba que la monografía podía ser leída por lectores serenos y reflexivos porque les podía ofrecer algunos materiales para fortalecer la conciencia contraria a la teoría fascista del Estado totalitario que, al parecer, agradaba tanto a los reaccionarios españoles del momento. Esas precauciones que expone Cordero tenían que ver con el hecho de que el libro exaltaba a Mussolini, y había tenido mucho éxito en Italia, pero ambas cuestiones no tenían importancia para el socialista español porque en Italia no se podían editar mas que libros fascistas.

Leer más..

Manuel Cordero y el problema social de la tuberculosis (1929)

Publicado en Historia

Los socialistas trataron en El Socialista en distintas ocasiones sobre el problema de la tuberculosis, tanto en su dimensión estrictamente médica, como, sobre todo, social. En este sentido, Manuel Cordero dedicó una columna en el periódico obrero en julio de 1929 a este problema a raíz del fallecimiento de Dionisio del Barrio, un activo sindicalista que llegó a fundar la Asociación de Encuadernadores de Madrid, y el Grupo Sindical Socialista de Artes Gráficas, y que murió el primero de julio de 1929.

Leer más..

La visión de Manuel Cordero sobre la evolución del socialismo francés desde la escisión comunista

Publicado en Historia

Este artículo se acerca a la visión del socialista español Manuel Cordero sobre la situación del socialismo francés desde el momento en el que se crea el Partido Comunista a raíz de la III Internacional hasta fines de los años veinte. No dejar de tener su interés, ya que algunas opiniones y percepciones podrían tener, salvando las distancias y una realidad distinta, su lectura española, además del propósito de ese escrito, que explicamos al final de nuestro trabajo.

Leer más..

Manuel Cordero contra la Restauración y el conde de Romanones

Publicado en Historia

El conde de Romanones publicó en el año 1924, en tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera, un libro titulado, Las responsabilidades del Antiguo Régimen (1875-1923), en el que defendió la Restauración con todas las reformas introducidas en España. Romanones estudiaba el sistema constitucional finiquitado por la solución autoritaria puesta en marcha a partir del golpe de Miguel Primo de Rivera, lo que le valió intensas críticas por parte de los defensores de la Dictadura en varios folletos y obras, en los que se argumentaba que el progreso del país se había hecho a pesar de la vieja política liberal. Pero estos textos, muy cercanos al poder, además, criticaban todo el edificio del sistema político de la Restauración: desde la existencia de una Monarquía con poderes limitados hasta el establecimiento del sufragio universal, y la existencia de un sistema liberal parlamentario bicameral. La solución para España pasaba por una Monarquía con más poderes, y por un parlamento corporativo, como “las antiguas Cortes”. El libro se publicó en el momento en el que se planteaba un interrogante sobre el futuro de la Dictadura, una vez que parecía agotado el Directorio Militar, y cuando se entabló una discusión en la que sectores intelectuales de la derecha estaban apostando por una clara ofensiva autoritaria. En este sentido, el diario ABC abordó en sus páginas este debate, destacando la postura de Vázquez de Mella, completamente contraria a todo lo que recordara liberalismo. Y aquí, por su parte, Romanones sería protagonista por todo lo contrario, por su defensa de la Constitución de 1876.

Leer más..

Manuel Cordero y los abastos en el Madrid de la Segunda República

Publicado en Historia

Los socialistas, junto con los republicanos progresistas, realizaron un enorme esfuerzo en muchos municipios en la Segunda República. En este artículo nos centramos en un caso concreto, ilustrativo de lo que expresamos, sobre la política de abastos que defendía Manuel Cordero para el caso madrileño, explicada en una conferencia celebrada en la Casa del Pueblo el 3 de junio de 1932. Recordemos que, entre las muchas responsabilidades públicas que desempeñó, como ser diputado en las Cortes republicanas, además de las propias en la UGT, destacándose en el sector panadero que más conocía por ser su oficio; y en el PSOE fue elegido concejal en Madrid en las elecciones de 1919, cargo que desempeñó hasta el año 1923, siendo teniente de alcalde por los distritos de Hospital y Latina, además de ser vocal obrero en la Junta Especial de Abastos de Carnes, para ser de nuevo elegido concejal madrileño en 1931. En conclusión, era uno de los mayores expertos socialistas en materia de abastos. La conferencia se inscribía en un ciclo que la Casa del Pueblo organizó para publicitar la labor de los socialistas en el Consistorio madrileño, en un momento, por lo demás, de resurgimiento de las derechas.

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido