La deuda de la burguesía, para Proudhon

Historia

Un breve apunte hoy en Textos Obreros, a propósito de un pequeño texto de Proudhon contra la burguesía, un ejercicio rápido, casi a vuelapluma, pero intenso nos toca hoy.

 

En la burguesía no habría energía en su conciencia, ni autoridad en su pensamiento, ni su corazón ya ardía, solamente había impotencia provocada por la vejez y el frío de la muerte.

Pero, Proudhon se preguntaba, ¿a qué debía la burguesía contemporánea (por eso hemos puesto nosotros el título de “deuda de la burguesía” en este ejercicio) ese esfuerzo sobre sí misma, esas “demostraciones de vano liberalismo”?, y es más, ¿a quién había que atribuir esa luz de razón y de sentido moral que no iluminaba ni era ya posible que resucitara al mundo burgués?

Pues el socialista y anarquista (nunca nos hemos atrevido a elegir entre ambas adscripciones) Proudhon lo tenía muy claro.

Todo se lo debía a las manifestaciones de una joven conciencia, que negaba el nuevo feudalismo, y que era propio de la “plebe de los jornaleros”, que había tomado la delantera a sus antiguos patronos, solamente a la “reivindicación de esos trabajadores”, a quienes los ineptos políticos de oficio negaban capacidad, precisamente cuando acaban de recibir de ellos su mandato político. Que lo supiera o no la burguesía, o que lo ignorase poco importaba para Proudhon, porque su papel había concluido, ya no iría muy lejos, ni era posible que renaciese.

Proudhon nos regalaba con estas frases un ejercicio de optimismo, que compartimos con los amables y sufridos lectores.

El texto fue publicado en castellano en Vida Socialista, en el número del 16 de julio de 1911.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido