Las invasiones francesas de Portugal

Historia

Después de la Guerra de las Naranjas Napoleón tenía sus propias intenciones que no eran otras que la invasión del país. En Portugal comenzó a plantearse la necesidad de que la corte se estableciese en Brasil a partir de las exigencias napoleónicas al regente, futuro Juan VI, para se cumpliesen sus disposiciones acerca del bloqueo continental. Los británicos defendían también la necesidad del traslado.

 

En octubre de 1807 se firmó el Tratado de Fontainebleau entre Francia y España, en el que se establecía un reparto del territorio portugués entre ambos países y, de ese modo, Napoleón podría invadir el reino. Este pacto permitía la entrada de tropas francesas en la península Ibérica. Este hecho precipitó la salida de la familia real portuguesa hacia Brasil el 29 de noviembre de 1807, la víspera de la llegada de Junot a Lisboa. Era el inicio de lo que en Portugal se conoce, al igual que en el Reino Unido, como “guerra peninsular” y en España, como “guerra de la independencia”.

Los británicos acudieron en ayuda de Portugal, en virtud de un tratado secreto firmado entre Londres y Lisboa en respuesta al tratado hispano-francés, con el desembarco de 30.000 hombres en Buarcos, en agosto de 1808. El desembarco y el surgimiento de revueltas populares provocaron que las tropas francesas tuvieran que retirarse de suelo portugués, como quedó ratificado en la Convención de Sintra del 30 de agosto de 1808.

Pero Portugal sufrió una segunda invasión francesa cuando Napoleón decidió acudir a España a finales de 1808 ante la situación nada favorable para sus intereses en ambos países. Será el mariscal Soult el encargado de entrar en Portugal a principios del año 1809. En consecuencia, la ciudad de Oporto fue ocupada. Pero los británicos estaban firmemente asentados en tierras portuguesas: William Beresford fue nombrado mariscal del ejército portugués y el duque de Wellington consiguió la retirada de los franceses.

La tercera invasión francesa tuvo lugar en el año 1810 con la invasión de Massena. La respuesta fue la firma de un nuevo tratado luso-británico que tuvo repercusiones al terminar la guerra, ya que incluía una serie de concesiones económicas muy favorables para los británicos. Las tropas francesas consiguieron rebasar las líneas fortificadas de Torres Vedras. Pero las derrotas de Albuera y de los Arapiles marcaron el inicio del final de la guerra en la península Ibérica.

En los años de la guerra la gobernanza de Portugal estuvo en manos de los británicos. Por otro lado, las ideas liberales comenzaron a tener una evidente fuerza, provocando la reacción de las autoridades, como la famosa Septembrizada, una acción desarrollada en la noche del 10 al 11 de septiembre de 1810, en la que fueron detenidas y deportadas las principales personalidades liberales portuguesas.

Al terminar la contienda, Portugal quedó convertido en el concierto internacional diseñado en el Congreso de Viena en una potencia de segundo orden. El país estaba arruinado. El antaño próspero comercio con Brasil, fundamental para la economía portuguesa, quedó seriamente dañado no tanto por la contienda contra los franceses, como por el poder británico, como se puso de manifiesto en la apertura de los puertos coloniales a los “países amigos” en 1808 y, sobre todo, por el tratado anglo-luso de 1810, anteriormente aludido y que otorgaba importantes beneficios económicos al todopoderoso aliado. En ese momento, Portugal quedó sometido a la economía británica.

En 1815, Brasil fue elevado a rango de reino y la familia real decidió permanecer en América. En Portugal se desarrolló un acusado sentimiento de frustración. En 1816 murió la reina María I y subió al trono Juan VI. En ese clima creció el descontento de la población y se produjeron varias conspiraciones de signo liberal, aunque fracasadas y que terminaron con encarcelamientos y ejecuciones, como la más importante, protagonizada por el general Gomes Freire de Andrade.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido