Italia en 1830

Publicado en Historia

En Italia, a la altura de 1830, los carbonarios, a los que hemos estudiado en El Obrero, seguían con fuerza en Italia, y entre liberalismo y nacionalismo se emprendió un impulso tanto contra el poder austriaco, que pesaba, especialmente en el norte, y contra el papado. En estos movimientos se consiguió expulsar a los soberanos de Parma y Módena, obligando a una nueva intervención austriaca para reponerlos, al arrogarse, en cierta medida, la tutela de Italia, y restaurar el absolutismo. En todo caso, el nacionalismo italiano, aunque vencido no estaba muerto y empezaron a perfilarse proyectos para el futuro. El Romanticismo, fiel aliado del nacionalismo, tuvo en Italia destacados representantes. Los escritores se dedicaron a ensalzar la idea de la patria italiana. En este sentido, es importante nombrar al poeta Leopardi y al novelista Manzoni. Por su parte, el sentimiento antiaustriaco encuentra en Mis prisiones de Silvio Pellico su máxima expresión. El autor relataba su propia experiencia al ser encarcelado por los austriacos por su lucha como carbonario. La obra fue muy popular, y algunos consideran que fue fundamental en el combate moral contra uno de los principales enemigos de la unificación.

Leer más..

Las Revoluciones en la Italia del 48

Publicado en Historia

La Revolución de 1848 tuvo en Italia una especial relevancia, dada su situación efervescente tanto desde el punto de vista liberal como desde el nacionalista, dividida en múltiples Estados, con la fuerte presencia austriaca, garante, a su vez, del orden ya muy cuestionado de la Restauración, y con el papa Pío IX, en principio con ideas liberales desde que comenzó su pontificado, pero que terminaría derivando hacia un claro conservadurismo, precisamente a partir de los hechos revolucionarios que le afectaron directamente con la proclamación de la República en Roma. Muchos Estados italianos adoptaron, en la conocida como “primavera de los pueblos” Constituciones liberales, mientras la Lombardía y el Véneto se sublevaban contra el poder austriaco para liberarse de su yugo. El reino de Cerdeña apoyó esta causa antiaustriaca, ocasionando una guerra, que involucró al Gran Ducado de Toscana, y al Reino de las dos Sicilias, en el sur.

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido