Reflexiones socialistas sobre la “moralidad burguesa” en 1886

Historia

El profundo obrerismo de las primeras etapas del socialismo español se manifestó de forma constante en las páginas de El Socialista, a los partidos republicanos. La tesis socialista era que, a fin de cuentas, eran formaciones que representaban a la burguesía, aunque fueran de signo avanzado o progresista. Los socialistas querían enseñar a los trabajadores que no podían esperar nada de los republicanos, sino que debían asumir su propia emancipación.

 

En el verano de 1886 el periódico obrero publicó un artículo donde criticaba la moralidad de la burguesía democrática y liberal. Dicha burguesía, a juicio socialista, defendía un conjunto de conceptos como justicia, libertad, o moralidad, pero que carecerían de sentido o estaban significando todo lo contrario de lo que en otra época significaron. La moralidad se había convertido durante en una especie de arma de combate de los distintos partidos burgueses en sus disputas y conflictos por el poder.

El periódico ponía algunos ejemplos del pasado relativamente reciente de España. Se decía que en nombre de la moralidad se había realizado la Revolución e 1854 (recordemos la Vicalvarada y el inicio del Bienio Progresista), y al grito de moralidad habrían caído los Borbones en 1868 (la denominada “Revolución Gloriosa”). Los republicanos habían sido los que más habían clamado contra la gestión del Tesoro público, el favoritismo, la “empleomanía” y contra la cesantía de los ministros. Pero eso no había sido un obstáculo para que la mayor parte de sus prohombres viviesen holgadamente, fruto de su efímero paso por el poder (imaginamos que el periódico se refería a la breve etapa de la Primera República). Por fin, se aludía a hechos más cercanos y concretos sobre estos cantos a la moralidad.

Pero el fenómeno no era exclusivamente español, ya que gran parte del artículo se dedicó a desgranar esta cuestión en la vecina Francia donde los republicanos se habían destacado por una especie de “puritanismo intransigente” para, en nombre de la moralidad, combatir al Segundo Imperio, que habría caído por la combinación de las “balas prusianas” y por su intensa corrupción. Pero las promesas republicanas se habrían desvanecido con la puesta en marcha de la Tercera República “burguesa”. Los socialistas españoles insertaron gran parte de un artículo publicado en Le Socialiste donde se desgranaba la corrupción existente.

La lección que se sacaba de todo esto era que los republicanos no tenían autoridad moral a la hora de denunciar la corrupción, pero, sobre todo, que mientras hacían esto se escandalizaban cuando el socialismo defendía la confiscación de los bienes que ellos, como representantes de la clase burguesa”, robaban al pueblo. Así pues, la moralidad burguesa consistía en disfrutar del fruto de sus “rapiñas”, mientras que la justicia era dejar morir de hambre a los trabajadores.

Como fuente hemos empleado el número 17 de El Socialista, de 2 de julio de 1886.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido