Los inadaptados (o inconformistas) para Jaime Vera

Historia

Jaime Vera escribió el 23 septiembre de 1912 un artículo, que se publicó en el número del 29 de ese mes en Vida Socialista con el título de “Los inadaptados”, donde reflexionó sobre la importancia de los que son tildados de inadaptados o rebeldes porque, como decía al final, “la calificación de inadaptados es gloriosa; y los inadaptados son esperanza de la patria y honra del linaje humano”, todo un canto contra el inconformismo, que no nos hemos resistido a rescatar en El Obrero:

 

El texto:

“Los inadaptados

Sobre los elementos políticos y sociales activos, hostiles á los dos partidos que turnan en el poder y más hostiles al sentido de gobierno á que liberales y conservadores de buen ó mal grado han de servir; desde arriba y de boca culta, como descalificación definitiva, se ha desprendido la tacha de inadaptados.

Inadaptados.

¿A qué? Tal sea la respuesta á esta pregunta los inadaptados podrán ser el enemigo interior, el obstáculo vivo al auge nacional, ó la prez y la gala de la patria, el fermento renovador de los sentimientos, de las ¡deas y de los impulsos, espíritu de más y mejor vida para está porción de humanidad en que vivimos y laboramos, donde moriremos y quedarán nuestros hijos.

La función total del cerebro es función de acomodación; y al del hombre, donde la evolución orgánica esfuerza sus perfecciones, corresponde la máxima potenc'a y la máxima complejidad de adaptación.

Los seres irracionales están sujetos á la fijeza é inconmovilidad de adaptaciones inconscientes á las condiciones que le rodean, decayendo si éstas son desfavorable, vivificándose si le son propicias. El hombre se redimió de la bestialidad por no acomodarse á las condiciones primarias de existencia. Es el ser rebelde y por su rebeldía fecunda es hombre.

Porque en lucha con las resistencias exteriores, contra las causas de deterioro y destrucción, viven y sucumben bravamente animales y vegetales. Pero sólo el hombre reacciona contra lo exterior desfavorable con esfuerzo inteligente; vence las resistencias exteriores; crea condiciones de vida mejor y, por el acumulo de sus triunfos sobre el presente, inferior á sus ansias, fragua el porvenir, que es así para la humanidad la esperanza, la razón más poderosa del vivir.

De este modo, enfrente de la acomodación pasiva á lo actual, del conformismo, que, en política, llamaban nuestros abuelos pancismo, existe una inadaptación al presente que, si se mira á derechas dentro de lo fisiológico, es ó debe ser acomodación ideal á una futura realidad accesible.

No importe, pues, á estas ó las otras fuerzas sociales, á estos ó aquellos hombres, sean cuales fueren, ser tildados de inadaptados ó rebeldes. Pero deben saber, al mismo tiempo, que el descontento, el no conformismo, la rebeldía, y aun el sacrificio de la vida en sus aras, no son títulos suficientes á la gratitud y al homenaje colectivo. Es menester que esta inadaptación lo sea por superioridad efectiva con respecto al medio; por acomodación inteligente á un ideal más alto; y que este ideal no sea un sueño, juego de fantasmas, sino la realidad futura asequible Y es menester además el esfuerzo creador de las condiciones que hagan viable el porvenir por el cual se lucha. Siéndolo así, la calificación de inadaptados es gloriosa; y los inadaptados son esperanza de la patria y honra del linaje humano.”

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido