Antonio Goicoechea en la derecha antirrepublicana

Historia

En este artículo glosamos la biografía de un personaje fundamental de la derecha española contraria radicalmente a la Segunda República, y factor importante para que prosperase la sublevación de julio de 1936 en parte de España.

Antonio Goicoechea Cosculluela (1876-1953) fue letrado del Consejo de Estado desde 1899. Comenzó su carrera política en 1909 como diputado conservador cercano a Antonio Maura, siendo profundamente monárquico. Fue diputado en varias ocasiones más, concejal por Madrid y subsecretario de Gracia y Justicia.

En 1919 el político mallorquín le nombraría ministro de la Gobernación, aunque desempeñó poco esta responsabilidad porque fue un gobierno corto, en plena descomposición del sistema político. Entre 1921 y 1922 estaría en el Senado.

En la Dictadura de Primo de Rivera se distinguió como un activo colaborador del dictador, siendo miembro de la Unión Patriótica desde el año 1927, el peculiar partido político creado como uno de los medios para institucionalizar un régimen que había nacido como algo transitorio. También perteneció a la Asamblea Nacional Consultiva, el parlamento corporativo creado por Primo de Rivera como otro de los medios de institucionalización de su régimen.

Al llegar la Segunda República, Goicoechea entra en Acción Nacional, una formación católica monárquica, pero al no estar de acuerdo con las tesis accidentalistas del partido rompe con el mismo en 1933. Fue miembro de Renovación Española, otro movimiento monárquico y católico pero más conservador que el anterior y nostálgico de Alfonso XIII. Por esta formación consiguió un acta de diputado en las elecciones de 1933. En el seno de esta derecha profundamente antirrepublicana pasó por un momento bajo frente a la estrella de José Calvo Sotelo. De hecho, Goicoechea no salió elegido diputado en las elecciones de febrero de 1936.

En todo caso, Goicoechea estuvo en parte de la compleja trama golpista. En 1934 obtiene la promesa de Mussolini de ayuda. También financiaría a Falange. Con José Antonio le unía una gran amistad. Pero la gran aportación a la sublevación de nuestro protagonista se produce a los pocos días del golpe del 18 de julio cuando obtiene armas, voluntarios y aviones de la Italia fascista para los sublevados, Ese viaje de julio de 1936 a Roma para entrevistarse con Ciano fue un factor fundamental para que los sublevados comenzaran a recibir el decisivo apoyo fascista, con las consecuencias que eso tuvo para el futuro éxito de los golpistas.

En 1937 tuvo que disolver Renovación Española cuando se dictó el Decreto de Unificación.

En la dictadura franquista participaría en la Comisión de Justicia de 1943, y se dedicó a desempeñar numerosos cargos en instituciones bancarias y financieras, como los de gobernador del Banco de España, y presidente del Banco Exterior de España, entre otros. También fue procurador en Cortes, decano del Colegio de Abogados de Madrid, y director de la Real Academia de Ciencias Morales y Política.

Es de destacar que en 1943 participó en una iniciativa de un grupo de procuradores de signo monárquico que elevó a Franco un escrito solicitando la restauración de la Monarquía.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido