La petición de Hilda

Memoria histórica

He tenido la suerte de conocer a Hilda Farfante, su fortaleza, su energía, su indeclinable voluntad para recuperar los restos de sus padres, dos maestros de esa generación irrepetible de jóvenes luchadores por el saber, nada más que por el saber, y nada menos.

 

Hilda ha recorrido este país para contar lo que pasó, para explicar cosas que ocurrieron en este país hace décadas, pero que nos siguen marcando. Ha recorrido España porque el olvido no cabe ni para ella, ni para millones de ciudadanos y ciudadanas de este país. Ha sido entrevistada, ha participado en documentales, ha dado charlas, ha realizado gestiones, y ahora escribe al Gobierno porque no quiere irse sin ver coronado su esfuerzo, su noble empeño. No podemos dejar que hijos y nietos de los que fueron masacrados por su trabajo, su esfuerzo y su compromiso, se vayan sin que puedan enterrar y despedirse de sus familiares de la forma en la que ellos estimen.

No podemos, nuestro país no puede hacer eso, no puede seguir dilatando su deber, porque, además, mucho me temo, que desaparecidos los familiares será aún más difícil. Si la Administración Zapatero dio el primer gran paso y la actual de Sánchez está dando otro enorme debemos empujar para que ese esfuerzo sea aún mayor, para Hilda, pero también para tantos y tantas que ya tienen una edad avanzada. No me resigno, no me canso, no me rindo, y lo poco que pueda hacer lo seguiré haciendo, aunque sea desde las páginas de un periódico.

No sólo Hilda se lo merece, se lo merecen todos y todas. Son nuestra memoria, nuestros referentes, lo que nos enseñan entre arrugas y voces entrecortadas lo que fuimos, lo que somos, y lo que queremos que sea este país, un ejemplo en recuperar su memoria para que nunca vuelva a pasar aquello, para ser un referente en la defensa de los derechos de familiares y allegados.

Desde aquí, desde estas pocas letras, solicito al Gobierno ese último esfuerzo, y que Hilda, cuando sea, y ojalá tarde mucho, pueda marcharse en paz.

Gracias, Hilda, gracias.

Más en esta categoría:

« La Comuna en nuestros días
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido