El Bill of Rights a cuenta del conflicto de poderes actual en el Reino Unido

Política

La decisión del Tribunal Supremo británico sobre el cierre del Parlamento supone, a nuestro juicio, un triunfo de la democracia, del parlamentarismo, frente al abuso de poder del ejecutivo, en una clara defensa de la separación de poderes, interviniendo el judicial en el conflicto, y poniendo un ejemplo más en la fructífera Historia parlamentaria que nos brindan los sistemas políticos anglosajones. Del otro lado del Atlántico también nos llegan noticias del poder parlamentario sobre los supuestos abusos presidenciales.

 

Este artículo recurre a la Historia, porque conviene recordar la importancia del Parlamento en el Reino Unido.

Mientras en la mayor parte de Europa triunfaba el modelo de Monarquía absoluta en el siglo XVII, en Inglaterra se produjo una Revolución que enfrentó al Parlamento con la Corona. En primer lugar, hubo una guerra civil que culminó con la captura y ejecución del rey Carlos I en 1649, y el establecimiento de la dictadura de Cromwell (1649-1660). Posteriormente, se volvió a restaurar la Monarquía en la misma dinastía de los Estuardo con Carlos II, pero, entre 1688 y 1689 la Revolución Gloriosa destituyó al rey Jacobo II y convirtió, definitivamente, la Monarquía absoluta en una Monarquía parlamentaria.

Al acceder al trono Guillermo III y María II se proclamó el Bill of Rights (1689), la primera Declaración de derechos, que limitaba el poder de la Monarquía. El Parlamento tendría la facultad exclusiva de elaborar las leyes. El rey no podría dispensar de su cumplimiento. El Parlamento votaría los impuestos, y se reuniría regular y periódicamente. La elección de sus miembros sería libre. La libertad de expresión, los debates y actuaciones en el Parlamento debían ser respetados por el rey, y sus miembros no podrían ser juzgados ni investigados por otro tribunal distinto al Parlamento.

La importancia de este documento no sólo tiene que ver con la construcción de un nuevo sistema político en las Islas Británicas, sino en el resto del mundo porque supone el precedente de las Declaraciones posteriores, de la de Independencia de Estados Unidos en 1776, y sobre todo de la de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en la Francia de 1789, y de las posteriores que se fueron aprobando en el mundo hasta llegar a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

El Parlamento inglés tenía dos Cámaras. En primer lugar, la cámara alta sería la Cámara de los Lores, cuyos componentes pertenecían a la nobleza. La Cámara de los Comunes sería la cámara baja.

En el sistema político inglés nacieron los primeros partidos, aunque muy distintos en su organización y actividad a los posteriores del siglo XIX y, por supuesto, del siglo XX. Los whigs formaban el partido que defendía los derechos del Parlamento frente a la Corona. En el siglo XIX se transformaría en el Partido Liberal. Los tories eran, en cambio, más favorables a los intereses de la Corona frente al Parlamento. Surgieron por oposición a los whigs. En el siglo XIX se convertirían en el Partido Conservador. Aún conservan su denominación.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido