La necesidad de los sindicatos

Política

¿Son necesarios los sindicatos? Todos sabemos las distintas respuestas en función el lugar que ocupemos tanto en el mundo económico-social como político. Como es habitual en nuestros trabajos de opinión acudimos a la Historia para entender las razones por las que aparecieron estas organizaciones, defendiendo la tesis de su necesidad histórica, y de su necesidad actual.

 

En la sociedad industrial los obreros terminaron por desarrollar una conciencia propia de clase y surgieron nuevas formas de conflictividad social, desde la destrucción de máquinas a la creación de asociaciones de trabajadores y a la participación en las luchas políticas. Este nuevo fenómeno social y político es denominado en la Historia como movimiento obrero.

Las revoluciones políticas liberales y burguesas abolieron las cargas feudales a las que estaban sometidos los campesinos y las regulaciones gremiales de los artesanos. Además, el liberalismo económico no sólo terminó con esas trabas o regulaciones económicas, sino que estableció la libre contratación y la prohibición de que existieran organizaciones que agruparan a los trabajadores. Las contrataciones y relaciones laborales se debían establecer de forma individual entre el patrono y el trabajador, según las leyes del mercado de la oferta y la demanda de trabajo. Como la mano de obra era muy abundante, a causa del éxodo rural de los campesinos en busca de trabajo en las ciudades, y de la salida de los artesanos de los gremios abolidos, los empresarios pudieron realizar contratos con bajos salarios y eternas jornadas laborales. Pero, además, la nueva economía industrial se caracterizaba por crisis periódicas que hacían crecer el desempleo. Así pues, surgieron constantes motivos de conflicto social.

La concentración de un elevado número de trabajadores en las fábricas y en los barrios obreros facilitó la movilización del proletariado y la creación de organizaciones para defender sus derechos.

Los obreros comenzaron por destruir máquinas al considerar que eran las causantes del desempleo, un fenómeno que es conocido con el nombre de ludismo, pero, muy pronto la conflictividad social se encaminó hacia la lucha por el reconocimiento del derecho de asociación, es decir, del derecho a poder crear organizaciones estables o sindicatos para defender los derechos de los trabajadores frente al modelo de relación individualista entre el patrón y el trabajador. Las asociaciones de trabajadores se formaron muy pronto; de hecho, algunas fueron transformaciones a la nueva situación industrial de los viejos gremios, pero todas las organizaciones estaban prohibidas, pues se consideraba que iban contra la libertad de empresa y de contrato, como hemos expresado anteriormente. En Inglaterra se aprobaron las Combination Acts de 1799 y 1800 que prohibían explícitamente las organizaciones de trabajadores. En Francia se aprobó la famosa Ley Le Chapelier, por el nombre de su autor, en 1789, y que establecía el fin de los gremios, la libertad de poder ejercer cualquier trabajo u oficio, la libertad de empresa y prohibía que se creasen organizaciones o asociaciones de empresarios, artesanos u obreros. Una vez conseguido el derecho a sindicarse, la lucha se orientó, posteriormente, hacia la mejora de las condiciones laborales: reducción de jornada de trabajo y aumento de los salarios. Además, los obreros comprendieron que se podían alcanzar sus reivindicaciones si conseguían el reconocimiento de sus derechos políticos: votar y ser votados y, de ese modo, poder influir en la legislación y el gobierno. Pero otra parte del sindicalismo, el anarcosindicalismo emprendería otro camino contra la participación política, y otros métodos de lucha.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido