Carlos Hernández y la jornada de ocho horas en el transporte en los años veinte

Historia

En el segundo número (febrero de 1926) de la revista Transporte, el órgano de la recién creada Unión General de Obreros del Transporte Urbano, por fusión de “La Velocidad” y la “Unión General de Conductores de Carruajes”, dentro de la UGT, se incluyó un artículo de Carlos Hernández sobre la cuestión de la jornada de las ocho horas en este sector laboral, que estaba adquiriendo una enorme importancia dado el crecimiento del automóvil en España, y de la automoción vinculada al empuje de las obras públicas. Nos interesa detenernos en esta aportación porque Hernández, chófer de profesión, fue un destacado sindicalista del Transporte, además de llegar a ser diputado socialista por Madrid en 1933.

 

Hernández consideraba que, una vez lograda la unidad sindical, empezaba una etapa con una labor muy amplia y compleja, por lo que se requería un estudio detenido, porque el sector automovilístico estaba creciendo, y más cuando también la patronal se estaba organizando.

Para Hernández había dos problemas fundamentales: el escaso salario y la jornada laboral, que consideraba abrumadora, entre 12 y 16 horas, en un trabajo especialmente duro como era el de la conducción de camiones de gran tonelaje.

Muy pocas empresas tenían establecida la jornada de ocho horas. El objetivo sindical debía ser conseguir que se extendiese dicha jornada, que disfrutaban la mayor parte de los trabajadores, coincidiendo, además, con el objetivo marcado por la Internacional Sindical de Ámsterdam en este mismo sentido.

El problema era, como establecía Hernández, que en la Conferencia de Washington de 1919 no fueron comprendidas algunas categorías profesionales en relación con el disfrute de este derecho, y entre ellas, estaba la de los obreros del transporte. En consecuencia, si el resto de trabajadores siempre tenían que estar alerta para mantener este derecho, el esfuerzo de los que no lo disfrutaban, como era el caso, debía ser aún mayor. La unidad sindical debía constituir un impulso para conseguir dicho objetivo.

Hemos consultado el número 2 de Transporte, gracias a la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España. Se puede consultar, además, el trabajo que publicamos en enero de 2020 en El Obrero, titulado, “Aproximación a la historia sindical de los cocheros y chóferes en Madrid entre los siglos XIX y XX”.

Sobre Carlos Hernández es imprescindible acudir al Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido