La Colonia Agrícola del Montgó en los años veinte

Historia

María Cambrils, fundamental feminista socialista valenciana, nos ha dejado una rica colección de artículos en las páginas de El Socialista durante la década de los años veinte. Seguramente, ha sido la mujer que más ha escrito en este periódico obrero en su Historia. Generalmente, sus trabajos tienen que ver con el feminismo y el socialismo, así como sobre las relaciones entre ambos en un momento en el que la familia socialista española comenzaba a interesarse más por la emancipación de la mujer, en línea con lo que estaba ocurriendo en Europa. Pero, como en el caso que aquí nos ocupa, trató también sobre otros temas, aunque siempre para hacer pedagogía política. En este trabajo queremos acercarnos a su visión de la Colonia Agrícola del Montgó, un testimonio importante para ahondar en el conocimiento de esta iniciativa en Dénia.

 

La Colonia Agrícola nació a comienzos de los años veinte, aunque tiene una historia previa que se remonta a la primera década del siglo XX, fomentada por el Sindicato Agrícola de Dénia. Estaba formada por cincuenta parcelas, formadas por una casa, un corral, una cisterna, y un terreno de cultivo. Al estar en pendiente hubo que hacer un gran esfuerzo para formar bancales donde cultivar vides, algarrobos y almendros. También hubo que construir una carretera, el conocido como Camí de la Colònia. Por fin, la Colonia entró en crisis a finales de la década al hundirse el mercado de la uva, y por la situación económica a raíz del desastre de 1929. Hoy se pueden visitar sus ruinas.

María Cambrils realizó una visita a Dénia en el verano de 1926, siendo el principal objeto de la misma ascender al Montgó. En su excursión estuvo con sus parientes María Serra y sus dos hijas. Precisamente, con los abuelos, habitaban la casa del lote décimo del colono Antonio Ibars de la Colonia Agrícola.

De la descripción de esta excursión nos interesan, lógicamente, las alusiones a la Colonia. Cambrils estaba maravillada con la misma. Explicaba en su artículo que cada lote estaba compuesto por aproximadamente cuatro “acres” de terreno montuoso con su correspondiente casita, compuesta por un recibidor, dos amplias habitaciones, almacén para los productos, corral, cocina y establo. Además, se contaba con horno para cocer el pan, y cisterna con bomba extractora, concluyendo que estas viviendas disponían de todo lo necesario para una familia dedicada a las tareas agrícolas.

Los colonos tenían semillas con abundancia, y viveros de plantaciones, que funcionaban bajo la dirección de un ingeniero agrónomo, que habitaba una casa “central al fondo” de la Colonia.

Una carretera, atendida por los peones de la Colonia, serpenteaba por la misma, pasando por la puerta de cada casita, llegando hasta una altura desde donde se podía ver Jávea.

María Cambrils valoraba la tarea de los bancales por lo escarpado del terreno, y donde se cultivaban vides, algarrobos y almendros, aunque también informaba de la presencia de higueras y olivos. Por otra parte, en cada lote había hortalizas, a pesar de la inexistencia de agua para el regadío, dependiendo de la lluvia.

La escritora consideraba que era admirable el esfuerzo individual, pero estimulado por el beneficio colectivo, apoyado por el intercambio y la reciprocidad. Aprovechaba este ejemplo para hacer pedagogía socialista, ya que si unos pocos colonos organizados obtenían tantos logros en un paraje escarpado más se podría conseguir cuando se alcanzase la socialización general, como pretendían los socialistas. En realidad, para nuestra narradora, la Colonia era como una especie de esquema de socialización de la tierra, que debía ser de quien la trabajaba para el beneficio común.

Para ahondar en el conocimiento de la Colonia podemos acudir al documentado trabajo de Joaquim Bolufer Marqués, “La Colònia Agrícola del Montgó (Xàbia i Dénia, Marina Alta”, en Plecs d’Història local (febrer 2013), págs. 5-7, y que podemos consultar en la red.

Sobre María Cambrils hemos publicado diversos trabajos en El Obrero, Tribuna Feminista y Los Ojos de Hipatia, siendo fundamental acudir a la monografía de Rosa Solbes; Ana Aguado; y Joan Miquel Almela, María Cambrils, el despertar del feminismo socialista. Biografía, textos y contextos (1877-1939) Universidad de Valencia, 2005.

La fuente histórica del artículo se encuentra en el número 5486 de El Socialista, del día 3 de septiembre de 1926.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido