Antoni Villalonga

Historia

Antoni Villalonga i Pérez fue un destacado protagonista del republicanismo mallorquín. Nació en Palma de Mallorca en el año 1821. A mediados de siglo comenzó su participación política en Mallorca cuando fue nombrado vicepresidente del Comité de Palma del Partido Democrático en el año 1856. Como muchos de los demócratas evolucionó hacia el republicanismo. En 1863 estaría al frente del Archivo del Ateneo Balear.

 

Villalonga fue protagonista de la Revolución de 1868 en Mallorca, en la Junta Revolucionaria, con otros destacados republicanos como Miquel Quetglas o Rafael Manera, entre otros. Organizó el Comité Republicano de las Islas Baleares, que era la sección regional del Partido Republicano Democrático Federal. En las elecciones de abril de 1872 fue elegido diputado por Palma, repitiendo en las elecciones de agosto de dicho año y en las de 1873. Entre febrero y julio de 1872 fue alcalde de Palma de Mallorca. En su mandato impulsó la construcción de un cementerio no católico, y se inició la demolición del convento de la Misericordia.

Al llegar la Restauración fue detenido y encarcelado en la ciudad de Valencia. Cuando salió de prisión se dedicó a los negocios privados con bastante éxito, pero no abandonó su inquietud política. En los años ochenta puso en marcha el Partido Republicano Federal en Mallorca, y participó en la creación de la Unión Obrera Balear. Se presentó tres veces a las elecciones para diputado, pero no consiguió salir elegido.

En principio se opuso a la Unión Republicana, aunque termina integrándose, siendo nombrado su presidente en 1897. Fue elegido concejal del Ayuntamiento de la capital mallorquina en 1901, responsabilidad que mantuvo hasta el año 1905. Murió en Palma de Mallorca en 1910.

Villalonga fue, además, un destacado masón y amplió la Biblioteca Villalonga, iniciada por su padre Francesc Marià de Villalonga i d’Escalada.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido