El homenaje de Joan Salas i Anton a Fernando Garrido en su centenario (1921)

Historia

En El Obrero hemos estudiado la biografía de Fernando Garrido Tortosa (1821-1883), destacado político y escritor español, demócrata, republicano y con una clara vocación social por los obreros y el cooperativismo. Precisamente, en este año, 2021, se celebra el segundo centenario de su nacimiento en Cartagena, y no podíamos dejar pasar esta ocasión para dedicarle de nuevo atención, a través del homenaje que en el primer centenario le brindó Joan Salas i Antón (1854-1931), sin lugar a dudas, uno de los personajes que más han hecho en la Historia en Cataluña y España por el cooperativismo, además de ser republicano federal, por lo que, en estas cuestiones coincidiría, pero en distinta generación, con el propio Garrido, aunque de forma más modesta, a nuestro entender.

 

Lamentablemente, no hemos visto que ni Cartagena, su localidad natal, ni este país hayan recordado en este año a Fernando Garrido Tortosa. En todo caso, José Monerri, en La Verdad, publicó un artículo en enero de este año de 2021 para recordar su figura.

Joan Salas publicó en la primera página de El Socialista, en un número de mayo de 1921, un artículo con el título “Un gran precursor de la cooperación española”, porque, como afirmaba nada más comenzar el texto, Garrido había sido el primero que en España había dado a conocer el principio cooperativo con la publicación de un libro fundamental, Las Sociedades Cooperativas y sus progresos, además de escribir el folleto sobre La Cooperación y su Historia de las Asociaciones obreras en Europa y, por fin, la Historia de la clases trabajadoras, que prologó Castelar. Salas consideraba que a la labor literaria apuntada se debió la aparición de las primeras cooperativas españolas.

Así pues, todo buen cooperativista debía rendir homenaje de gratitud a Garrido, que dedicó su vida a ser un “pensador abnegado y romántico”, sin ambiciones y que murió pobre, como apuntaba uno de sus biógrafos, Isaac Abeytúa. Salas aludía en su artículo a que Garrido sufrió la ingratitud en vida. Triunfante la República, causa a la que había dedicado tantos esfuerzos Garrido, su nombre no sonaba entre los “ministros y ministrillos” en alusión al estudio del mencionado Abeytúa.

Al menos, por iniciativa de un grupo de ciudadanos agradecidos, especialmente por el profesor de la Escuela Industrial de Cartagena, Antonio Puig Campillo, el Ayuntamiento de dicha ciudad se había dignado a honrar la figura del polígrafo cartagenero, conmemorando el primer aniversario de su nacimiento. Al parecer, en enero se había dado su nombre a una avenida que unía la plaza de España con la Escuela Industrial, y se había colocado una lápida conmemorativa. Pero no existe porque ahora se llama Alameda de San Antón. Solamente sabemos que en el distrito madrileño de Chamberí existe una pequeña calle en homenaje a Fernando Garrido.

También se había colocado un retrato en el salón de actos del Concejo y en el de la Sociedad Económica de Amigos del País.

Por otro lado, se había celebrado un certamen literario, artístico y sociológico en el Teatro Principal para recordar su figura, un personaje que tuvo relación con Mazzini, Pyat, Ledru-Rollin, Kossuth, Reclus, Garibaldi, Víctor Hugo, etc.., autor de tantos libros y publicaciones, miembro del Congreso de los Diputados y un pionero español del cooperativismo, como ya hemos señalado. Desde la modestia de este artículo, nuestro particular homenaje para Fernando Garrido Tortosa, al que prometemos regresar en breve.

El artículo de Salas se publicó en el número 3825 de El Socialista, de 14 de mayo de 1921.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido