Victor L. Berger en el socialismo norteamericano

Historia

Victor L. Berger (1860-1929) tiene la importancia histórica de haber sido el primer socialista en ser elegido para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

 

Berger nació en el seno de una familia judía en una región del Imperio Austro-Húngaro, que hoy pertenece a Rumanía. Estudio en Eslovaquia, y en las Universidades de Budapest y Viena. En 1878, en compañía de sus padres, emigró a los Estados Unidos, para terminar por establecerse en Milwaukee (Wisconsin) en 1881, aunque antes habían pasado por Connecticut. Milwaukee, por su parte, fue un lugar donde se asentaron muchos inmigrantes alemanes y donde se desarrolló un intenso sindicalismo. Berger pasó a ser tipógrafo, llegando a ser editor del Social Democratic Herald y el Milwaukee Leader. También enseñó alemán en un colegio.

Al parecer, pronto nació su compromiso obrero y político. Estuvo en el Partido Socialista del Trabajo de Daniel de León. Por su parte, su esposa, Meta Shlichting, Berger fue también una activista socialista. Es importante destacar que en la Historia del inicio del socialismo en Estados Unidos los inmigrantes alemanes tuvieron una importancia decisiva, porque llegaron muchos socialistas a partir de mediados del siglo XIX. Además, los alemanes constituían un porcentaje muy alto de los obreros, solamente detrás de los irlandeses.

Se da la circunstancia que Berger fue un personaje decisivo para que Eugenio V. Debs se acercase al socialismo. Tenemos que tener en cuenta que Debs fue uno de los socialistas más importantes en la Historia de los Estados Unidos. Al parecer, entró en la cárcel por una huelga y Berger le proporcionó las obras de Marx. Así, cuando salió de prisión Debs ya no era solamente un sindicalista sino también un socialista.

La relación entre ambos se fortaleció y en 1897 serían fundadores del Partido Socialdemócrata de los Estados Unidos en Chicago, que luego en 1900 se convertiría en el Partido Socialista.

Berger estaría en el ala derecha del Partido, y se preocupó por la construcción de una organización política estable basada en los sindicatos. Su diario el Milwaukee Leader, al que hemos hecho referencia, era el órgano de la Federated Trades Council de dicha ciudad y de la Wisconsin State Federation of Labor. Así pues, Berger basaba su fuerza en los sindicatos. El socialismo, en su opinión, debía ajustarse a los problemas concretos de los trabajadores. Berger creía en la política, pero era, claramente un sindicalista convencido. Opinaba que había que trabajar en la AFL para que se inclinase hacia el socialismo. Allí se enfrentó a Samuel Gompers, aunque Marianne Debouzy afirma que compartía con dicho líder algunos planteamientos un tanto reaccionarios sobre la inmigración y la cuestión racial.

Fue elegido para el Congreso en 1910 y reelegido en 1918, pero como había hecho una campaña muy tenaz contra la participación de Estados Unidos en la Gran Guerra fue condenado en Chicago a veinte años de reclusión en 1919 porque habría violado, según el tribunal, la Ley de Espionaje. Perdió el escaño, pero el veredicto sería anulado por la Corte Suprema, y pudo regresar al Congreso en los años veinte, siendo reelegido para tres mandatos consecutivos. En esa época defendió cuestiones como las pensiones, el desempleo y la vivienda, además de apoyar el reconocimiento de la URSS y la revisión del Tratado de Versalles. Cuando en 1928 fue derrotado regresó a su ocupación de editor.

Hemos trabajado con el número 6396 de El Socialista, y el fundamental trabajo de Marianne Debouzy, “El movimiento socialista en los Estados Unidos hasta 1918”, en la obra colectiva dirigida por Jacques Droz, Historia General del Socialismo, en el tomo de 1875 a 1918, en la edición de DestinoLibro de Barcelona de 1979, un libro que sigue siendo imprescindible.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido