Los últimos momentos de Eugenio V. Debs

Historia

En dos artículos anteriores hemos estudiado la figura de Eugenio Victor Debs (1855-1926), personaje clave en la historia del sindicalismo y socialismo norteamericanos. Pues bien, en esta tercera entrega queremos acercarnos a los últimos momentos de su vida, gracias a lo que publicó The New Leader en un artículo, que tradujo El Socialista al castellano, sacándolo en un número de noviembre. Al parecer, el periódico salió totalmente enlutado, y en sus páginas se relató su final. Había fallecido rodeado de su familia y de algunos camaradas, entre los que se encontraban el secretario nacional del Partido Socialista, William H. Henry.

 

La muerte tuvo lugar en el Sanatorio Lindland, de Tierra Alta, en el Estado de Indiana, donde estaba tratándose de una miocarditis, una afección antigua, de cuando era adolescente. Nos llaman la atención estos dos datos porque por otras fuentes hemos visto que murió en Illinois por complicaciones contraídas por su estancia en la cárcel cuando se enfrentó a la entrada de Estados Unidos en la Gran Guerra.

Al parecer, hacia unos días que no podía hablar, y en momentos de lucidez se comunicaba con su familia y amigos escribiendo. Antes de fallecer pidió papel y lápiz, y trazó los versos del “Invictus” de Henley, obra que, según había confesado a sus amigos, le había inspirado toda su vida:

“It matters not how straight the gate, How charged with punishment the scroll, I am the master of my fate. I am the Captain of my soul. (No importa lo angosto de la entrada, Ni el castigo que se nos inflija, Yo soy el dueño de mi destino. Yo soy el capitán de mi alma.)

Al terminar de escribir, Debs falleció. Al parecer, su muerte no fue dolorosa. En cuanto se supo la noticia de su muerte comenzaron a llegar cartas y telegramas de todo el país, porque Debs fue un hombre muy popular entre los trabajadores norteamericanos, que siempre tuvieron muy presentes las continuas estancias en la cárcel del socialista y sindicalista, especialmente los obreros del textil. Su cuerpo fue llevado a Chicago para celebrar un grandioso funeral cívico, y después se le condujo a Indianápolis, para su cremación. Seguramente, que los funerales se celebrasen en Chicago produjo la confusión sobre que su muerte había tenido lugar en Illinois. Hemos consultado la noticia en el número 5539 de El Socialista, del 5 de noviembre de 1926.

También podemos consultar nuestros trabajos en El Obrero, “Eugene Victor Debs: sindicalismo y socialismo norteamericanos” (diciembre de 2020), y “La puesta en libertad de Eugene V. Debs en 1921” (febrero de 2021).

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido