El primer Campalans

Historia

El día 9 de septiembre de 1933 fallecía en la playa de Torredembarra el ingeniero y político socialista Rafael Campalans i Puig. Seguramente no podríamos entender las vicisitudes del socialismo en Cataluña en los primeros decenios del siglo XX sin estudiar su figura. Este artículo pretende un objetivo más modesto, y que no es otro que acercarnos a los primeros pasos. El lector no debe olvidar que su legado, como el del socialismo catalán se guarda y estudia en la Fundació Rafael Campalans, referencia obligada para todo estudioso, pero que también funciona como un “think tank” del socialismo catalán.

 

Rafael Campalans nació en Barcelona en el año 1887 en el seno de una familia trabajadora. Muy joven ya demostró su vocación política. Siendo estudiante fue presidente de la Asociación Escolar Doctor Robert. Eso ocurría en 1903. Tres años después le veríamos como editor en El Poble Catalá, periódico que nació en 1906 y duró hasta 1918, como órgano del Centre Nacionalista Republicà. Este semanario y luego diario pretendía ser la oposición de La Veu de Catalunya, el órgano de la Lliga Regionalista: el catalanismo de izquierdas frente al conservador.

Campalans no descuidó sus estudios porque consiguió sacar la carrera de ingeniero industrial, graduándose en 1911 en Barcelona en su Escuela de Ingenieros. Después marcharía al extranjero para ampliar sus conocimientos. Estuvo en diversos países europeos y en los Estados Unidos, donde acudió al Congreso Internacional de Ingeniería que se celebró en San Francisco en el año 1915.

Establecida la Mancomunitat de Catalunya entró a servir en la nueva institución catalana en la dirección de los Servicios de Obras Públicas, uno de las grandes preocupaciones que desarrolló este órgano. Además, inició una intensa carrera docente en diversas disciplinas científicas en la Escuela Superior de Agricultura, la Universidad Industrial de Barcelona y en la Escuela de Bibliotecarios. En el año 1917 fue nombrado director de la Escola del Treball, y consiguió ser nombrado en 1922 secretario general de Enseñanzas Técnicas y Profesionales de la Mancomunitat. Como es sabido, el primer órgano de gobierno autónomo administrativo catalán terminaría por desaparecer con Primo de Rivera. Precisamente, en 1924 dimitió de este cargo.

Como hemos citado, Campalans había sido un inquieto joven en sus tiempos de estudiante, pero la vocación socialista se reforzaría con sus viajes al extranjero donde conocería parte del movimiento obrero. Precisamente, en París se acercó al socialismo francés de la mano de Antonio Fabra. En Alemania fue espectador del intenso debate sobre las relaciones entre el socialismo y el nacionalismo, una cuestión que interesó vivamente a nuestro protagonista, ya que intentó articular el catalanismo de izquierdas con el socialismo, una cuestión sumamente compleja y polémica por la oposición que siempre, de mayor o menor grado, el socialismo español generó frente al nacionalismo catalán.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido