Pablo Iglesias contra su indulto en 1904 o la defensa de la libertad de crítica

Historia

Si en el anterior artículo estudiamos el texto que remitió Pablo Iglesias a El Socialista donde explicaba su oposición a que se le concediese el indulto, en el número siguiente se publicó la instancia que dirigió, firmada el 2 de diciembre de 1904, al ministro de Gracia y Justicia donde se oponía a la concesión de dicha gracia, permitiéndonos profundizar en sus razones y en su compromiso, en estos tiempos de intenso debate sobre la ley mordaza.

 

Iglesias escribió al ministro porque Alejandro Lerroux, a la sazón diputado en ese momento, había solicitado en el Congreso de los Diputados el indulto para Pablo Iglesias. Pero, como ya sabemos, él no quería esa concesión, manifestando que estaba decidido a permanecer en la Cárcel todo el tiempo de la condena que le había impuesto la Audiencia Provincial.

Aceptar esa merced era, en su opinión, cohibir su libertad de crítica de los actos que las autoridades realizasen.

Pero, además, explicaba que la censura, es decir, la crítica de esos actos no podía constituir un delito, como habían conceptuado los jueces al dictar la sentencia condenatoria. Su crítica se había referido, además, a abusos cometidos por agentes de la autoridad contra trabajadores.

Era necesario seguir manteniendo la diferencia entre los que dirigían una sociedad cimentada en privilegios, que Iglesias consideraba odiosos, y los que luchaban por su abolición. Si aceptaba el indulto esa diferencia desaparecía porque era una merced o gracia otorgada por esos directores de la sociedad como si fueran consideraciones que el poder público no podía considerar como justas pues de serlo, los Tribunales de Justicia no habrían dictado un fallo condenatorio.

Convicciones claras, de nuevo, como expresamos en el artículo anterior.

El texto en el número del 9 de diciembre de El Socialista (979).

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido