Paul Faure y la lucha de clases (1929)

Historia

Paul Faure (1878-1960) fue un destacado socialista francés, que sería secretario general de la SFIO entre 1920 y 1940. Al asumir este cargo tuvo que ponerse en marcha, con Léon Blum, para sacar adelante el Partido Socialista después de la escisión mayoritaria comunista. Faure llegaría a ser un furibundo anticomunista. En el gobierno del Frente Popular fue ministro de Estado, aunque terminaría alejado de Blum.

 

Pues bien, en 1929 escribió un pequeño texto a cuenta de una crónica en Le Temps, que El Socialista tradujo al castellano sobre la definición de la lucha de clases, que rescatamos hoy. Le Temps fue un importante periódico parisino, que se publicó entre 1861 y 1942, de tendencia política moderada, con mucha influencia en la Tercera República. El párrafo que interesó a Faure fue el siguiente: “En aquel tiempo el reino se hallaba invadido por maleantes y vagabundos, la mayoría extranjeros, que, practicando ya la lucha de clases, infestaban el campo, saqueaban los castillos y asesinaban a la nobleza” Faure se preguntaba si no sería eso una definición original de la lucha de clases, afirmando que después de todo había en esas palabras algo de exacto. Solamente se trataba de ponerse de acuerdo acerca de la naturaleza y la posición social de los maleantes en la época contemporánea. No eran obreros, que trabajaban en las fábricas para producir una riqueza que pasaba inmediatamente a otras manos. Tampoco eran dependientes de los grandes almacenes, que se erigían sobre las ruinas del pequeño comercio. Tampoco eran los empleados de Banca con modesto salario; de esos Bancos donde desaparecían por la especulación los millones del ahorro. Y, por último, tampoco eran los campesinos que trabajaban la tierra para asentistas ociosos o para los burgueses de las ciudades.

Entonces, ¿quiénes eran? Muy fácil era la respuesta para el socialista francés. Si había quienes practicaban la lucha de clases a la manera de los bandoleros y vagabundos de la Edad Media (en alusión al texto) se encontraban en las filas de los capitalistas, porque esos eran los que únicamente “asesinan y despojan al productor”. Por eso ese productor se hacía socialista y soñaba con un régimen en el que no fuera asesinado ni despojado sin escrúpulos por el capitalismo. Por eso, Faure recomendaba que los periodistas del periódico conservador debían “guardarse mucho de invertir los papeles”.

Hemos trabajado con el número 6518 de El Socialista, de 29 de diciembre de 1929.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido