El incumplimiento del Retiro Obrero en Almería en 1930

Historia

No fue fácil que la importante reforma del Seguro del Retiro Obrero se pudiera implantar en España, ya que no fueron escasos los incumplimientos de la norma. En este apunte recordamos el caso almeriense hacia 1930, como denunciaba el Sindicato Minero, a través de su secretario, Sánchez Galí, a través de las páginas de El Socialista, en el mes de junio de aquel año. Debemos recordar que Pedro Moisés Sánchez Galí (1884-1955) fue un personaje clave del movimiento obrero socialista almeriense. Maestro, y pasando por el socialismo en Salamanca, Mieres y Madrid, estuvo en la reorganización de la Agrupación Socialista de Almería y se destacó en la defensa de los trabajadores de la provincia desde la UGT. También perteneció a la masonería.

 

Sánchez Gali afirmaba que en las localidades de la provincia de Almería no se cumplía el régimen del Retiro Obrero. La mayoría de los obreros no se encontraban inscripto, la patronal no contribuía ni satisfacía las cuotas que debían, y muchísimos obreros seguían desconociendo los beneficios del Retiro Obrero, es decir, el sindicalista tocaba las dos causas fundamentales del problema, que estamos comprobando en nuestros estudios al respecto: incumplimiento patronal y desinformación entre los obreros, a pesar de la intensa campaña que la UGT hizo sobre la materia, distinguiéndose, en este sentido, la figura de Manuel Vigil Montoto.

Al parecer, en Almería la inspección del Retiro Obrero se ejercía de forma simultánea por el inspector del Trabajo. Durante un tiempo habían funcionado de forma separada, pero después los dos cargos habían recaído en una misma persona, y eso había repercutido negativamente en ambas funciones.

Las sociedades obreras de la Casa del Pueblo de Almería formularon una queja a la Administración, pero se les contestó que las denuncias debían hacerse de casos o hechos concretos para ser tenidas en cuenta. Pero el movimiento obrero consideraba que eso era una excusa, ya que la magnitud del problema era enorme, es decir, que los incumplimientos eran generales y constantes. Pero, es más, se daba el caso de que con motivo de la promulgación de la disposición por virtud de la cual los ancianos que estando inscritos en el Retiro Obrero y hubieran cumplido los sesenta y cinco años tenían derecho a percibir cuatrocientas pesetas, muchos habían hecho las gestiones pertinentes, pero al cabo de varios meses seguían sin noticias y sin percibir el dinero, sin olvidar que seguía habiendo quienes no conocían que tenían ese derecho.

Sánchez Gali se quejaba de la negligencia de la Administración, tanto por la pésima inspección, como porque no se daba respuesta a los solicitantes, y ni se informaba a los que teniendo derecho no lo sabían.

Hemos trabajado con el número 6674 de El Socialista, de 29 de junio de 1930.Sobre Sánchez Galí es muy recomendable acudir al Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido