Dionisio Correas y la fe en la educación popular en 1923. II

Historia

Después del repaso histórico a la educación que realizó Correas le llegaba el turno a la realidad del momento, y en evidente clave socialista.

 

Comenzaba preguntándose si la burguesía había perdido su antigua confianza en la eficacia de la educación popular, y si no había visto en la misma el “germen destructor” de los privilegios que disfrutaba, es decir, ¿si no temía que la instrucción del pueblo llevara al mismo a entender el secreto de las injusticias sociales, el origen de la explotación capitalista y que el mismo buscara una sociedad más justa? Correas estaba planteando que la educación podía llevar al pueblo a cuestionar la realidad injusta en la que vivía, es decir, le podía servir para adquirir conciencia de clase.

Después planteaba la triste situación de los maestros y profesores en España, aludiendo a la crisis que afectaba a la Escuela Normal, con falta de alumnos que quisieran ejercer la profesión, además de que muchos maestros abandonaban la profesión buscando otra mejor remunerada.

Correas afirmaba que en otros lugares los maestros estaban volviendo sus ojos hacia el proletariado porque la fe en la educación popular, y la confianza en la obra pedagógica se había refugiado en el seno de los partidos obreros. En esto aludía a las revoluciones en Rusia y Hungría, pero también más cerca, al ejemplo de las realizaciones pedagógicas de los municipios socialistas italianos, destacando el caso milanés, o en otros lugares, como en Bruselas. Por fin, aludía a la preocupación educativa del laborismo británico, y en un plano más modesto el interés de la minoría socialista en el Ayuntamiento de Madrid.

Terminaba afirmando que los maestros podrían tardar en ingresar en las filas obreras, pero les avisaba que poco podían esperar de la burguesía española. El tiempo se encargaría de demostrar lo inculta y grosera que era la clase capitalista nacional, y de ella solamente podían esperar el desprecio más absoluto. En ese momento los maestros decidirían acercase a las filas socialistas.

Hemos trabajado con el número 4577 de El Socialista del día 10 de octubre de 1923.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido