Los socialistas y la importancia de los juguetes (1934)

Historia

Coincidiendo con la festividad de los Reyes Magos en enero de 1934, el diario El Socialista reflexionaba en sus páginas sobre los juguetes, considerando que era un asunto al que no se le prestaba la importancia que merecía. Los juguetes provocarían en los niños iniciativas e ilusiones que necesariamente dejarían huella en sus conciencias. Procurar que esa influencia no fuera negativa y sí positiva para su educación era un deber de todos, y había que conseguirlo.

 

Los socialistas apelaban a la responsabilidad del que regalaba porque con su gesto estaba contribuyendo de forma eficaz a la formación integral del niño, que emplearía el juguete como si fuera algo de verdad, desbordando su fantasía para forjar proyectos para cuando fuera adulto.

Teniendo en cuenta todo esto se entendía la diferencia que había entre unos juguetes y otros. Y el periódico ponía ejemplos de esa diferencia, entre un “mecano” y un fusil, entre un aeroplano de guerra y otro de viajeros. No había que saber mucha psicología para entender que estos juguetes producían reacciones completamente distintas y aun contrarias. Así pues, regalar un juguete a un niño no era solamente un acto afectivo, sino intensamente educativo. Por eso, el periódico quería llamar la atención a padres y familiares, y en general, a cuantos regalaban en esos días juguetes, sobre la responsabilidad que se adquiría con algo que parecía, en principio, tan insignificante, no siéndolo. Escoger juguetes para los niños constituía una labor que había que hacerse con exquisito esmero y cuidado, porque influía en la persona de mañana.

Así pues, hace 90 años ya había una clara preocupación sobre los juguetes a regalar a los niños.

Hemos trabajado con el número del 5 de enero de 1934 de El Socialista.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido