El socialismo en Uruguay, por Bozas Urrutia

Historia

El guipuzcoano Evaristo Bozas Urrutia (1886-1929) fue un periodista y escritor, natural de Rentería, que desarrolló una intensa carrera en Sudamérica, en Argentina, fundando el Diario del Pueblo, para luego pasar a Montevideo donde trabajó en El Diario Español. Allí también fue socio fundador de la Sociedad de Confraternidad Vasca Euskal Erria de Montevideo, así como de su órgano de expresión, donde protagonizó una intensa polémica con su otro fundador, Arnaldo Parrabere. Después regresaría al País Vasco, trabajando en distintos medios, para volver a Argentina y generar muchas polémicas y enemigos, estando ahí la causa de su muerte, ya que fue asesinado. En este medio nos hemos acercado ya su estudio sobre el movimiento obrero chileno, a través de un trabajo que publicó en Vida Socialista en enero de 1912. Ahora reproducimos un texto sobre el socialismo en Uruguay, en el mismo medio, pero en el número del 10 de septiembre de 1911.

 

El texto:

“El socialismo en el Uruguay

El Uruguay, desde el punto de vista socialista al menos, es punto menos que desconocido para nuestros camaradas europeos. La principal razón de ello es, indudablemente, la poca extensión que hasta hace poco tiempo tenían nuestras ideas en este pequeño territorio sudamericano, cuya historia política ofrece, en toda su amplitud, los caracteres peculiares de los diversos conglomerados sociales que ha creado en el curso de su evolución.

Socialistas los ha habido desde el año 1895 á la fecha, y hoy mismo encontramos muchos de ellos erguidos y luchadores; pero socialismo propiamente, como actividad orgánica, no lo ha habido hasta cerca de un año, en que las circunstancias políticas obligaron á los socialistas á desplegar una encomiable fuerza que se tradujo en la conquista de un puesto en el Parlamento, representado por el joven Dr. Emilio Frugoni, hombre joven y de una compleja cultura: poeta, crítico, catedrático, periodista, orador, con algo de dramaturgo, y abogado, el compañero Frugoni es, además, hombre «de una pieza», de un carácter entero á pesar de su aspecto de burgués pasivo, y no sólo entre los socialistas, sino entre todas las clases sociales, goza de una estimación leal.

Conseguida honestamente la banca parlamentaria, desde la que el representante socialista tuvo ocasión para fustigar los vicios de los mandatarios burgueses, los socialistas uruguayos se han entregado á una activa propaganda socialista. Han fundado El Socialista, cuya tirada alcanza ya á 3.000 ejemplares por número, y defiendo los principios del Partido con un amplio criterio marxista; han surgido á la vida algunos Centros en diversos puntos de la ciudad, y á la hora presente el Partido ha podido proporcionar á su órgano una imprenta para asegurar su existencia. La circunstancia de que en el Uruguay los diputados cobren sueldo, favorece el éxito de la actividad socialista, pues el diputado socialista entrega al Partido la mitad del suyo; esto es, 150 pesos oro mensuales.

El Partido propónese participar activamente en el movimiento sindical, incipiente también y sin orientación determinada, excepto la Federación obrera regional uruguaya, que reúne algunas organizaciones obreras, y que, en su único Congreso celebrado hasta la fecha, declaró «aceptar los principios del comunismo anárquico». Los propósitos de nuestro Partido son fundar sindicatos de resistencia á base múltiple que, congregados bajo una Unión general de trabajadores, complemente inteligentemente la lucha política del Partido y armonicen una acción de clase simultánea. Los anarquistas no son afortunadamente ni muchos ni muy preparados, y ofrecen el ejemplo singular, ¡qué miseria!, de apoyar con el elogio en las tribunas y en los hechos la política reformista del actual Gobierno. Carecen de unidad de acción y de pensamiento, y sus mismos periódicos reflejan esa desorientación. Frente á ellos, los socialistas estamos evidentemente en mejor situación, tanto como elemento político como por los fundamentos definidos de nuestra acción socialista. Sabemos adónde debemos ir y por dónde.

Y eso es ya una garantía de éxito en nuestros hechos contra la burguesía.”

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido