El socialismo corporativo

Historia

El socialismo corporativo o guildista se vincula a una actualización de los gremios y las guildas de origen medieval, en Inglaterra a comienzos del siglo XX, frente a las ideas reformistas del fabianismo, y a las más revolucionarias del socialismo marxista. El gremio artesanal se transformaría en una especie de gremio industrial que sería el órgano básico de organización social y económica.

 

En al año 1906, Arthur Penty publicó Restoration of the Guild System, donde realizaba una crítica al sistema de producción fabril imperante, para volver a un sistema gremial. Al año siguiente, el periódico The New Age se convirtió en una especie de órgano de difusión de las ideas del socialismo gremial, aunque de forma más moderna que el planteamiento previo de Penty. La publicación había nacido de la mano de un antiguo fabiano, Alfred Richard Orage con la ayuda del escritor Bernard Shaw. Tanto Orage como Samuel George Hobson apreciaron las ideas de Penty, que colaboraba en la publicación, pero, como hemos expresado, las transformaron a un mundo actual para superar lo que podría ser considerado una restauración gremial de una época pasada y distinta. No se podía volver a la Edad Media en una época donde se estaba desarrollando la Segunda Revolución Industrial.

Los nuevos gremios serían concebidos como grandes organismos democráticos que controlarían la industria. El Estado tendría una función subsidiaria, aunque entre los autores había matices importantes sobre el papel del mismo. En el año 1914, Hobson publicó National Guilds: An Inquiry into the Wage System and the Way Out. Esta obra es clave para entender este tipo de socialismo donde el gremio se convertía en una especie de tercera vía frente al control estatal de la economía o del poder de los sindicatos reivindicativos.

En el ámbito práctico sería George Douglas Howard Cole el protagonista en la creación de la Liga Nacional de Gremios en 1915, aunque también se dedicó a teorizar con dos obras: Autogobierno en la industria (1917) y Socialismo gremial replanteado (1920). La Liga no pudo sobrevivir mucho tiempo después de la Gran Guerra frente al auge de los sindicatos y del Partido Laborista.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido