Azedo Gneco desde la visión socialista española en 1929

Historia

El periódico El Socialista atesora entre sus páginas un verdadero tesoro para conocer la visión que los socialistas españoles tuvieron a lo largo de su intensa historia sobre otros socialismos europeos, pero también fuera del continente, con noticias, artículos editoriales y también de firmas. Se trata de una cuestión que merece un estudio monográfico, especialmente para saber qué visión se tuvo desde el PSOE de los considerados partidos hermanos y de sus evoluciones porque, además, puede proporcionaros también claves sobre el propio devenir del Partido Socialista español y de su diversidad interna.

Pues bien, en octubre de 1929 el periódico obrero insertó un artículo propio que explicaba el origen del socialismo portugués, la fundación del Partido Socialista y un recuerdo hacia uno de sus padres, Azedo Gneco, incluyendo un texto del mismo de 1875, así como una fotografía. El objetivo de este artículo es bucear en este material en relación con Gneco, un socialista fundamental en Portugal, pero poco conocido en nuestro país.

Para el periódico obrero español Azedo Gneco ocupaba un lugar destacado en el proceso que llevó a la creación del Partido Socialista en Portugal en enero de 1875, es decir, antes que el propio PSOE, algo que no se recuerda mucho. Gneco no actuó, lógicamente, solo. En la tarea de crear el Partido Socialista estuvieron también Antero do Quental, Conceiçao Fernandes, Agostinho da Silva, entre otros. En todo caso, para los socialistas españoles Azedo Gnecco era como Pablo Iglesias. El artículo pretendía ser un homenaje a su figura.

Como es sabido, Eudoxio César Azedo Gneco era de origen italiano, aunque nació en Portugal, en Samorra Correia (Benavente) en 1849, es decir, un poco antes que Pablo Iglesias, añadiríamos nosotros. Se dedicó a la escultura y al grabado (medallista), entrando en 1865 en la Casa de la Moneda lisboeta como grabador de cuños, medallas y caracteres tipográficos. Su trabajo mereció no pocos premios dentro y fuera de Portugal, siendo muy importante su contribución a los sellos portugueses.

El periódico apunta a su ingreso en la Masonería en 1870, estando en la Orden tres años, pero abandonándola después de haber sido venerable de la Logia Razón y Justicia. El periódico alude a su ingreso en 1872 en la Fraternidad Obrera, de la que fue elegido secretario al poco tiempo, pero no alude a su paso previo por el Centro Promotor de Melhoramentos de las Classes Laboriosas, institución clave del obrerismo portugués, creada en 1852. En la Fraternidad entró con José Fontana, otro de los padres del socialismo luso. Allí defendería las conclusiones del Congreso de la Haya sobre la necesidad de crear partidos obreros.

Gneco tomaría parte muy activa, por lo tanto, en la creación de la Asociación de Trabajadores de la Región Portuguesa, en esos vertiginosos años de 1872 y 1873. También se aludía a la creación del Centro Republicano Federal en el último año, en la creencia de que el socialismo solamente podría triunfar a partir del establecimiento de la república en Portugal. Allí, después de asumir la idea internacionalista de crear partidos obreros, defendería la creación de un partido socialista en Portugal, y que fraguaría el 10 de enero de 1875.

Defendió la convocatoria del primer Congreso del Partido Socialista en 1877, además de participar activamente en los de 1878 y 1879. También por su iniciativa tuvo lugar la Conferencia de Tomar, reunión clave porque allí se aprobaría el programa del Partido. También estuvo en la fundación del órgano obrero O Protesto Operario, del cual sería redactor durante mucho tiempo.

También se explicaba la fundación de semanarios por parte de nuestro protagonista: A Federaçao y O Primerio do Maio. Además, se explicaba que organizó el Congreso de Coimbra donde se tomaría el acuerdo de no realizar pactos con ningún partido burgués, excepto el republicano cuando las circunstancias lo exigieran. En todo caso, el artículo no aludía a los problemas internos del Partido Socialista portugués que, entre otras cosas, tenían que ver con esta cuestión. También estaría en la preparación del Congreso Nacional Obrero de 1908. El periódico resaltaba que Gneco había conseguido que las manifestaciones del primero de mayo tuvieran en Portugal un carácter socialista. También se aludió a su visita a Madrid para asistir a la inauguración de la Casa del Pueblo en noviembre de 1908, representando a sus compañeros socialistas. Moriría el 29 de junio de 1911.

Por fin, El Socialista incluía un texto de nuestro protagonista titulado en castellano “A los que venimos”, fechado el 7 de septiembre de 1875. Se trataba del artículo que explica el objetivo del periódico O Protesto:

“pequeño campeón del derecho, “O Protesto” ha de cumplir valerosamente su misión y luchará sin descanso por el triunfo de la causa social”.

Hemos consultado el número 6455 de El Socialista. Además, este autor tiene un trabajo titulado “El primer socialismo en Portugal”, en Nueva Tribuna (julio de 2014).

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido