García Morente y Proudhon en la Casa del Pueblo de Madrid en 1919

Historia

Algún día habrá que hacer la historia de las conferencias y charlas que se dieron a lo largo de la Historia de la Casa del Pueblo de Madrid porque el plantel de conferenciantes y oradores es impresionante. Contando entre el año de su fundación (antes también se hicieron muchísimos actos en sedes previas) en el año 1908 hasta la Guerra Civil es casi imposible encontrar alguna semana sin algún tipo de acto de este tipo, y no nos referimos a los propios en relación con el funcionamiento (reuniones de las Comisiones Ejecutivas y Asambleas) de las Sociedades Obreras, Juventudes, Agrupación Femenina Socialista o de la propia Agrupación Socialista Madrileña, ni a los mítines, ni a las veladas artísticas y teatrales. Casi todos los grandes intelectuales, escritores y pensadores españoles de la Edad de Plata pasaron por el edificio de la calle del Piamonte, además de destacadas figuras extranjeras.

En este trabajo nos acercamos a una de esas conferencias, impartidas por Manuel García Morente, uno de los más destacados filósofos de la primera mitad del siglo XX, y luego sacerdote, que disertó sobre Proudhon. El acto tiene, por lo tanto, su importancia y, no cabe duda, que es peculiar, habida cuenta de la personalidad de García Morente, especialista en Kant, catedrático de Ética en la Universidad Central desde 1912, y un gran traductor. Al parecer, García Morente también se destacó por sus cualidades didácticas, por lo que no parece extraño que se le invitase a explicar la figura de un personaje, eso sí, en principio un tanto alejado de sus preocupaciones intelectuales, pero, como tendremos oportunidad de comprobar, del que sabía mucho.

El acto fue organizado por el Grupo de Estudiantes Socialistas y tuvo lugar en el Salón Grande de la Casa del Pueblo en la tarde del 13 de marzo de 1919.

García Morente comenzó narrando los orígenes modestos de Proudhon, hijo de obreros. Su brillantez le llevaría a ser elegido diputado después de la Revolución de 1848. Meses antes de que apareciera el Manifiesto Comunista nuestro protagonista ya habló de dos clases antagónicas, adelantándose, por lo tanto, a Marx.

Proudhon pasó tres años encarcelado por injurias contra Luis Napoleón, casándose en aquella época, pudiendo dirigir de forma clandestina un periódico y escribir sus Confesiones. No sería la única vez que fuera procesado. Después del segundo proceso decidió marcharse a Bruselas, residiendo en la capital belga hasta 1862, pudiendo regresar al ser indultado.

García Morente calificó la vida de Proudhon como compleja, de lucha, de pasión y de dolor. Y así se explicarían, siempre según la opinión del profesor, su estilo vibrante y vigoroso, y su carácter de terrible polemista. También fue honrado, por lo que nunca pudo ser atacado desde ese flanco.

La segunda parte de la conferencia se dedicó a la obra de Proudhon, cuestión más interesante porque aportaba la visión del catedrático.

Para el conferenciante el eje de su obra era la justicia. Todos los problemas que abordó fueron vistos a través de la aspiración a la justicia. Pero ese interés no tenía nada de romántico. Proudhon rechazó de plano todas las “declaraciones sentimentales” sobre la justicia, apartándose de los socialistas de su época, seguramente en alusión a los utópicos, porque éstos supuestamente buscarían hombres perfectos en una Humanidad “sin mancha”. La justicia residiría en la dignidad del individuo. Pero lo que le preocupaba, realmente, era la justicia social, identificada con la igualdad. Frente a la igualdad ante la ley de la Revolución Francesa, Proudhon aspiraba a la igualdad económica, que tenía que ver con la propiedad, uno de los ejes de su pensamiento, como bien sabemos.

Como no podía ser de otra forma, García Morente se detuvo en la cuestión de la propiedad, comenzando por demostrar que para Proudhon que no era un derecho que se pudiera justificar, llegando a la conclusión de que era un robo. Además, la propiedad había traído otros males, como la renta y el capital.

El ponente pasó, a continuación, a relatar lo que pretendía Proudhon. En primer lugar, lógicamente, abolir la propiedad, la causa de todos los males, para construir una organización social basada en el mutualismo.

García Morente no pudo dejar de aludir a la relación de las ideas de Proudhon, un enemigo a ultranza de la autoridad, con el anarquismo. Además, sus ideas federalistas influirían en Pi i Margall. En este sentido, por nuestra parte, tenemos que apuntar que el político republicano conocía bien la obra de Proudhon, la Filosofía de la miseria. Además, cuando tuvo que huir a Francia pudo profundizar en el autor francés. Pi i Margall llegaría a traducir al castellano El principio federativo y La filosofía del progreso.

Efectivamente, por nuestra parte, diremos que las ideas de Proudhon tienen muchos aspectos que entroncarían no sólo con las ideas libertarias, sino también con el federalismo, algo que se vería en el origen de no pocos anarquistas en nuestro país, que pasaron por una etapa juvenil de republicanismo federal. Enemigo del Estado buscaba una organización social basada en los pactos entre los individuos.

García Morente también habló de la influencia de las ideas de Proudhon en Bakunin o Kropotkin, pero también, en cierta medida en el propio Marx, aunque no olvidemos sus profundas diferencias. La influencia proudhoniana en la Comuna de París también fue evidente, como apuntó el conferenciante, así como las raíces del Partido Socialista en Francia, aunque explicó que posteriormente la mayor influencia sería la marxista.

El conferenciante animó a los jóvenes asistentes, como buen profesor que era, al estudio y, esto no deja de ser interesante de reseñar, porque esa recomendación se centraba, especialmente, en el conocimiento de los líderes del movimiento obrero, personajes que estaban obligados, al combatir el sistema presente, a preparar una nueva organización bien pensada o meditada. ¿Estaríamos ante una declaración de fe en la revolución o, al menos, en la defensa de un cambio profundo?

Hemos consultado el número 3505 de El Socialista. Sobre Proudhon recomiendo el acercamiento que de su obra y biografía realizó Ángel Cappelletti, un historiador anarquista argentino fundamental que trabajó desde Venezuela. Las obras de Proudhon son muy fáciles de encontrar en la red. Sobre las ideas de Pi i Margall debemos acudir a un clásico, a Antoni Jutglar que, en los años sesenta y setenta profundizó en distintas obras sobre lo que aportó el político republicano:

Jutglar, Antoni. Federalismo y Revolución. Las ideas sociales de Pi y Margall. Barcelona, 1966.

Jutglar, Antoni. La República de 1873, de Pi y Margall. Barcelona, 1970.

Jutglar, Antoni. Pi y Margall y el Federalismo español. 2 vols. Madrid: Taurus, 1974.

También, Isidre Molas, en aquella época nos ha dejado, Ideari de Francesc Pi i Margall, Barcelona, 1965.

Por fin, sobre Manuel García Morente, el conferenciante:

De Iriarte, Mauricio, El profesor García Morente, sacerdote, Madrid, 1956.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido