La huelga de carpinteros de Sant Martí de Provençals en 1889

Historia

En este artículo reseñamos la huelga de carpinteros de Sant Martí de Provençals en el verano de 1889, es decir, una década aproximadamente antes de que la localidad fuera anexionada a Barcelona, y con una intensa historia de industrialización, especialmente de fábricas de indianas, aunque aquí nos centraremos, como hemos reseñado, en otro sector económico, y que movilizó a los carpinteros de la zona de Barcelona en solidaridad.

 

El problema surgió cuando la patronal decidió subir la jornada laboral de nueve a diez horas diarias a los obreros carpinteros. Como no aceptaron este cambio estalló la huelga. El 25 de julio se celebró un mitin convocado por los carpinteros del Llano de Barcelona, con sindicalistas que representaban a los trabajadores de este ramo de nuestra localidad, pero también de Barcelona, Gracia, Sant Andreu de Palomar, Badalona y Sans. En el mitin se reseñó el origen del conflicto, pero, además, de cómo los empresarios habían reclutado trabajadores de fuera de Sant Martí para cubrir los puestos de trabajo, para concluir con la necesidad de que todos los obreros, pero, especialmente los de la carpintería, ayudasen a sus compañeros para hacer frente a la patronal. Este punto fue acordado por unanimidad. También se dio cuenta de un donativo realizado por una Sociedad de Resistencia para ayudar a los huelguistas. Así pues, dos ejercicios de solidaridad, algo que el corresponsal, que informaba a El Socialista, valoraba de forma evidente.

El 4 de agosto se celebró a una reunión en Sant Martí para apoyar a los huelguistas, y que, al parecer, concentró a un buen número de trabajadores.

La huelga terminó con el triunfo de los obreros porque consiguieron regresar a la jornada de nueve horas, que venían practicando en los últimos catorce años. Además, en virtud del acuerdo alcanzado, los patronos debían satisfacer los gastos de uno de los sindicalistas, de apellido Freixa, que había sido detenido en los inicios del conflicto laboral. Por fin, se había logrado que los empresarios no pudieran contratar ningún obrero que no estuviera asociado, con lo que los sindicalistas conseguían que no se reventasen las posibles huelgas con contrataciones de trabajadores fuera de las Sociedades de Resistencia.

El triunfo se debía no sólo al empeño de los obreros carpinteros de Sant Martí, sino también al apoyo de la Federación de carpinteros del Llano de Barcelona, y de otras colectividades obreras.

Hemos consultado los números 178, 180 y 182 del mes de agosto de 1889 de El Socialista.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido