Ideologías tradicionalistas en la Restauración

Publicado en Historia

En la época de la Restauración, vencido definitivamente Napoleón, se impuso un conjunto de ideas basado en los principios de la tradición, es decir, la historia, y la autoridad simbolizada y ejercida por la unión entre Monarquía e Iglesia, o dicho de otra manera, Altar y Trono. Estos principios se enfrentaban a los que había introducido la Ilustración y desarrollado la Revolución francesa, es decir, el cambio, el triunfo de la voluntad humana, la libertad y la razón. En la Restauración estas ideas ilustradas y liberales fueron consideradas como destructoras del orden social, al favorecer el individualismo y la competencia, así de la alianza entre el Altar y el Trono.

Leer más..

La Constitución de 1876

Publicado en Historia

Después del pronunciamiento de Martínez Campos en diciembre del año 1874 en Sagunto, y que puso fin al régimen dictatorial interino de Serrano, el príncipe Alfonso de Borbón, hijo de Isabel II, fue proclamado rey.

Leer más..

Algunas notas sobre Chateaubriand

Publicado en Historia

En un artículo de El Obrero sobre los teóricos de conservadurismo en la época de la Restauración aludimos al final a Chateaubriand, afirmando que tanto él como Lammenaisse alimentaron de algunas ideas de la Restauración en sus formulaciones, pero iban más allá, ya que el primero terminó más vinculado hacia el liberalismo y el segundo estaría en la creación del catolicismo social, por lo que conviene estudiarlos aparte. Hoy nos ponemos con el primero.

Leer más..

La Dictadura de 1874

Publicado en Historia

El régimen político que duró casi todo el año 1874 en España, conocido como la Dictadura de Serrano, fue en la práctica un paréntesis entre la Primera República y la Restauración borbónica, recogiendo parte de la deriva conservadora del final de la Primera, y que había protagonizado Castelar. Pero, ¿pudo haber durado más tiempo y, por tanto no ser un ínterin? 

Leer más..

Turnismo

Publicado en Historia

El turno de partidos se inspiraba en uno de los pilares básicos del sistema canovista de la Restauración: el bipartidismo. Los dos partidos dinásticos –conservadores y liberales- no estaban tan alejados como se puede pensar a primera vista, aunque los liberales eran más tolerantes hacia la oposición real al sistema como republicanos y obreros, aprobaron la ley de asociaciones, el sufragio universal, y la ley del jurado frente a los conservadores más preocupados de mantener el orden y restringir los derechos. Pero ambos aceptaban el juego político trucado para el turno pacífico en el poder. El turnismo no fue un fenómeno exclusivamente español, ya que se dio en otros lugares de Europa: destra y sinistra en Italia y el rotativismo portugués que, en realidad, fue anterior al modelo español.

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido