El movimiento obrero socialista en Pontevedra a la altura de 1914

Historia

Con motivo del V Congreso Socialista Gallego, la revista Acción Socialista dedicó en uno de sus números de septiembre de 1914 reportajes sobre la situación del movimiento obrero socialista en las provincias gallegas, insertando fotografías con comentarios de las casas del pueblo. En esta pieza nos adentramos en el resumen del caso de Pontevedra, redactado por Francisco Tilve Rodríguez (1883-1963), ebanista y empleado, siendo una de las principales figuras históricas del socialismo pontevedrés, llegando a presidir la Agrupación Socialista de la capital en vísperas de la República. También fue concejal de la ciudad y candidato a las elecciones generales. Sería intensamente represaliado al vencer la sublevación en Galicia, y al terminar la guerra de nuevo.

 

Tilve informaba que, en Pontevedra capital, y dentro de la UGT había las siguientes sociedades obreras: canteros con 122 afiliados, ebanistas con 60 y carpinteros con 72, es decir, en ese momento había 254 sindicalistas de la UGT. Fuera de la Unión estaban las Sociedades de peones con 25 y la de pintores y albañiles con 150, en un total de 175 trabajadores. Al parecer los albañiles iban a ingresar pronto en la UGT. La jornada de trabajo en la construcción era de ocho horas durante diez meses y de nueve en los restantes. Los ebanistas habían conseguido sin recurrir a la huelga la jornada de las ocho horas. El salario era, como término medio, de 3.50 pesetas, aunque subía en función de la categoría profesional (encargados o jefes de taller). Las Sociedades del Centro Obrero habían formado una Federación local de Trabajadores en el ámbito del socialismo y de acuerdo con la Agrupación. En ese momento se estarían organizando los marineros y pescadores y, al parecer, también en el ámbito de la UGT. Tilve había participado en este trabajo organizativo y en la elaboración del reglamento.

Pero también es cierto que Tilve nos informa de muchos fracasos organizativos sindicales en Pontevedra, por distintos motivos, aunque llaman la atención dos: el haber conseguido algunas reivindicaciones o por falta de cultura organizativa. Al parecer, en el pasado hubo una Sociedad de Herreros, pero se había disuelto después de una huelga. La Sociedad de Sastres y Sastras se disolvió una vez alcanzada la rebaja de la jornada laboral y aumento de salario sin lucha. La de Barberos-Peluqueros, después de una huelga, se disolvió también porque muchos la abandonaron. La de Panaderos, siempre según Tilve, se disolvió por la falta de capacidad organizativa de sus miembros. La de Tipógrafos también se vino abajo y fue por “apatía inconcebible”, una situación llamativa, ya que, como bien sabemos, los tipógrafos siempre fueron en España unos trabajadores muy conscientes de la importancia de la organización obrera, y además en el seno del socialismo. Tilve no entendía muy bien este caso porque apuntaba que eran unos trabajadores que padecían mayor jornada y peores salarios que otros trabajadores en Pontevedra. Algo parecido debió ocurrir con la Sociedad de Constructores de Calzado, que terminó por “dejadez crónica, efectos del trabajo a destajo y a domicilio”. También la indiferencia terminó con la Sociedad de Obreros de Talleres de Carruajes. Tilve informaba de la existencia de una Asociación de Dependientes de Comercio, pero que no se podía considerar como una sociedad obrera porque su presidente honorario era el político conservador La Cierva.

La Agrupación Socialista de Pontevedra contaba con setenta y dos militantes. En las últimas elecciones municipales se presentó por vez primera un candidato socialista unido con dos republicanos. El candidato socialista obtuvo 169 votos. Era complicado vencer en opinión de Tilve, porque había que luchar contra todos los partidos monárquicos, “en el foco del caciquismo de Riestra, Besada y Montero Ríos”. Al parecer, hubo una Federación de Agricultores que había desbaratado un cacique. Quedaban tres colectividades agrarias, siendo la mas disciplinada la de Agricultores de Mourente. Esta Sociedad había conseguido sacar victoriosamente la candidatura de Manuel García Filgueira, quien al ser nombrado concejal había manifestado que iba como socialista, lo que le causó una campaña difamatoria del caciquismo. Por nuestra parte, sabemos que García Filgueira fue un cantero fundamental en el movimiento obrero de Pontevedra, ya que fue presidente de la Federación Local de Trabajadores, líder de la Sociedad Agraria, como hemos visto por el relato de Tilve, y además de la concejalía conseguida, luego lo sería en 1920. El propio Tilve en su informe relataba como García Filgueira cumplía en el Municipio con lo que defendía el socialismo. A petición suya los obreros municipales disfrutaban de la jornada de ocho horas, además de conseguir que el Ayuntamiento de Pontevedra acordarse por mayoría protestar contra la guerra de Marruecos y la Ley de Jurisdicciones.

En la provincia de Pontevedra la UGT disponía de distintas Sociedades Obreras, con un total de 2.063 obreros afiliados. En relación con el PSOE, había Agrupaciones en Vigo y Porriño. El Partido contaba en toda la provincia, incluida la capital en ese momento, con 449 afiliados.

Hemos consultado el número del 26 de septiembre de 1914 de Acción Socialista, y el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido