La cuestión del Retiro Obrero en Vivero en 1929

Historia

El movimiento obrero español siempre estuvo muy atento al cumplimiento de la legislación laboral, denunciando los casos en los que no se aplicaba, como la legislación sobre el descanso dominical, la jornada de ocho horas, los accidentes laborales, el seguro de maternidad o el retiro obrero. Siempre se reclamó una inspección eficaz para evitar abusos e incumplimientos. Este artículo trata de un caso concreto en Galicia.

 

Pues bien, en este caso nos hacemos eco de la controversia sobre si se cumplía o no el retiro obrero en la localidad gallega de Vivero hacia 1929.

Al parecer, en abril de 1929 visitó la localidad el inspector-delegado en Galicia del Instituto Nacional de Previsión del Retiro Obrero, Ángel Pedreira Labadie un destacado médico gallego que, en agosto de 1921, fue nombrado para este cargo. En esta responsabilidad, sabemos, impartió varias conferencias.

El Heraldo de Vivero reseñaba que Pedreira Labadie había visitado las fábricas de aserrar maderas, y las de salazones y conservas del puerto de Cillero. Al parecer, había manifestado que había podido comprobar cómo desde 1921-1922 se cumplía con el régimen del retiro obrero.

Pero el corresponsal del periódico El Socialista cuestionaba, al menos, esta afirmación para el caso de las trabajadoras de salazones y conservas. La noticia añadía que el día 25 de abril Pedreira había estado en las fábricas de Cillero exponiendo a las trabajadoras los beneficios que reportaba el retiro obrero y la manera de reclamarlo. Pero el corresponsal afirmaba que en ese día no había estado en el trabajo ni la mitad de las trabajadoras porque como los patronos conocía que el inspector estaba en Vivero habían suspendido a muchas. El corresponsal se preguntaba si el inspector era consciente de este hecho y se creía que no. Por eso se exigía que las inspecciones fueran más frecuentes y de forma imprevista, es decir, que la patronal no supiese cuando se iban a producir. Pero el periódico denunciaba no sólo el caso de las trabajadoras de la conserva de pescado, también se añadía la situación de los maestros de obras que no pagaban, según esta versión, por los obreros que tenían a sus órdenes, aunque también es cierto que el corresponsal achacaba parte de esta responsabilidad a los propios trabajadores porque no reclamaban un derecho reconocido por la ley. Este aspecto es interesante a destacar porque viene a confirmar el hecho de que en la UGT se era consciente de este problema y, en consecuencia, se lanzasen intensas y extensas campañas de concienciación sobre esta ley, como sobre las de maternidad y acerca de la constitución de los Comités Paritarios en aquella época, empleando en las mismas a los principales líderes que recorrieron toda España dando charlas, conferencias y mítines al respecto.

Hemos consultado el número 6309 de El Socialista de 30 de abril de 1929. Sobre Pedreira Labadie, podemos acudir a la entrada sobre su biografía en la documentadísima página web “Nacidos en Ferrol”.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido