La política exterior de los Borbones en el siglo XVIII

Historia

Desde el final de la Guerra de Sucesión hasta 1730 la política exterior del primer rey Borbón, Felipe V, se orientó decididamente hacia la recuperación de las posesiones de la antigua Monarquía Hispánica en Italia, es decir, se pretendía una revisión del sistema territorial firmado en Utrecht. A esta política contribuyó Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, que aspiraba a que sus hijos ocupasen tronos italianos porque la herencia española correspondía a los hijos de la primera esposa. Pero los intentos de dominar Sicilia y Cerdeña fracasaron de forma evidente.

 

Lo que no consiguió la nueva Administración borbónica de forma solitaria lo logró incorporándose al sistema de alianzas europeos mediante los Pactos de Familia con Francia, denominados así por el estrecho parentesco entre las Casas Reales de ambos Estados. Eran tratados de ayuda y defensa mutua. Con Felipe existieron dos. El primer Pacto de Familia se firmó en El Escorial en septiembre del año 1733, por el que ambas potencias se enfrentaban al Imperio, involucrando a España en la Guerra de Sucesión polaca (1733-1738) del lado de Francia contra Austria. La resolución del conflicto permitió obtener el Reino de Nápoles y Sicilia para el infante Carlos, es decir, el que después de su experiencia italiana sería el rey Carlos III de España. El segundo Pacto de Familia (1743) llevó a España a participar en la Guerra de Sucesión de Austria (1741-1743), proporcionando el ducado de Parma para el infante Felipe.

El reinado de Fernando VI se caracterizó, por su parte, por un menor protagonismo en los conflictos europeos y por una política de neutralidad. Se establecieron negociaciones con Inglaterra, Portugal y el Papado para resolver algunos contenciosos. El hecho más importante en cuestiones internacionales fue la firma del Concordato de 1753 entre el Papa y España. Por otro lado, se estableció un ambicioso plan para restaurar la potencia naval española.

Con el rey Carlos III se volvió a una política de intervención militar en conflictos europeos y coloniales, al lado de Francia. El sistema de alianzas había cambiado. Austria era ahora aliada de Francia y España. En esta época se dieron guerras coloniales, siendo Inglaterra el principal enemigo. Carlos III firmó el tercer Pacto de Familia en 1761. España se vio envuelta en la Guerra de los Siete Años (1756-1763). Por la Paz de París de 1763 tuvo que ceder Florida a Inglaterra, pero en compensación recibió de Francia la Louisiana. En 1779 se renovó el pacto y se apoyó a los insurrectos en la guerra de independencia norteamericana. Por la Paz de Versalles se recuperó Menorca y Florida. Pero esta guerra creará incertidumbre en España por el posible contagio a las colonias americanas. No cabe duda que los protagonistas de la emancipación de la América latina se fijarían mucho en lo que había pasado en las Trece Colonias.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido