Un llamamiento desde Villafranca de los Caballeros a los obreros ante la siega (1930)

Historia

En un reciente artículo estudiamos la queja socialista sobre la situación de los obreros agrícolas en el momento de comenzar la siega por el establecimiento patronal del sistema de destajo, principalmente, aunque también porque, aún en el sistema de fijar los jornales previamente se explotaba a los trabajadores. Pues bien, en ese mismo momento de junio de 1930 la movilización socialista sobre estas situaciones se acentuó como lo demostraría el llamamiento que desde Villafranca de los Caballeros se hacía a los trabajadores para que no se dejasen engañar.

 

El llamamiento se hizo a través de un artículo en El Socialista en el que se avisaba que la patronal estaba lanzando a los cuatro vientos la idea de que no convenía a los trabajadores fijar jornales de siega. Pues había que tener cuidado con esto porque se informaba que los patronos no querían que los obreros se preocupasen de la fijación del jornal porque de ese modo favorecían sus intereses y facilitaban su sistema de explotación. Lo que querían era que se mantuviera el sistema de trabajo a destajo. Ese sistema favorecía al patrono porque, en primer lugar, la fijación del precio por fanega de tierra se calculaba siempre a tipo más bajo que el que resultaría haciendo la siega por jornales. Además, el destajo tenía siempre otro medio para robar de forma encubierta al obrero, que se destrozaba en un trabajo embrutecedor. Se trataba de la ocultación de la verdadera extensión del terreno cuya siega se contrataba, que siempre era mayor que el se declaraba. Era preciso no dejarse engañar, y había que confiar en las sociedades obreras, que siempre habían sacado las bases y condiciones de trabajo y salario.

La sociedad obrera era el seguro contra los engaños. Los socialistas confiaban siempre en la fuerza e importancia de la organización, de la unión, porque todos unidos se era más fuerte.

Hemos trabajado con el número 6654 de El Socialista de 6 de junio de 1930, y podemos consultar el trabajo relacionado con este artículo en la hemeroteca de El Obrero.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido