Mujer, ayuda por hijos y el Partido Laborista Independiente en 1926

Historia

El Partido Laborista Independiente británico celebraba una muy sugerente y anual escuela estival donde se discutían todo tipo de cuestiones políticas, sociales y económicas. En el celebrado en 1926 se trató por parte de Dorothy Jenson de la cuestión del “alimento de los niños”. Para la oradora el sistema vigente según el cual la familia dependía del salario de los individuos era una reliquia de la vieja creencia de que la mujer y los hijos eran propiedad del hombre.

 

La oradora proponía que el próximo presupuesto suministrase a la madre directamente la ayuda que necesitase para el alimento del niño. Este principio de ayuda económica para los niños podría se un medio para mitigar la dureza que experimentaba la clase obrera en la niñez y en la primera época de las parejas antes de que los hijos pudieran ganarse la vida. Aunque se conseguían muchas mejoras para los trabajadores los que tenían hijos no contaban con tantas. Se calculaba que una familia típica compuesta de marido, mujer y tres hijos era la base sobre la que se calculaban, en teoría, los salarios, pero se reconocía que solamente el 8`8% de recibía realmente dicho salario. Los solteros y los matrimonios sin descendencia se encontraban mejor. El 40% de los niños obreros adolecían de la falta de cosas necesarias.

Así pues, la propuesta de que todas las madres (curiosamente, no era la pareja, sino la mujer la destinataria de la ayuda) recibiesen subsidios del Estado en beneficio de sus hijos tendería, siempre en opinión de la oradora, en quitar el miedo constante al embarazo que perseguiría a la mujer obrera. Jenson explicó que la ayuda a los niños debía consistir en un suplemento a los salarios, debiendo salir los fondos de los impuestos sobre las rentas más altas.

Hemos trabajado con el número 5485 de El Socialista, del día 2 de septiembre de 1926.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido