Pedagogía socialista, por Emilio Ratti (1912)

Historia

Seguimos aportando materiales históricos para la reflexión. Hoy acudimos al maestro de Escuela Nacional, Emilio Ratti, que publicó en Vida Socialista, en su número del 6 de octubre de 1912 un texto titulado “Pedagogía Socialista”. No sabemos quien es Emilio Ratti. Curiosamente Edmundo De Amicis publicó en 1886 La novela de un maestro, donde hace un canto a la importancia de la educación de valores humanos, a través del protagonista, y que no es otro que un Emilio Ratti, maestro en primer grado, destinado a chocar contra los problemas y mezquindades de un mundo provinciano, sin olvidar la trama amorosa.

 

El texto:

“Pedagogía socialista

España es un país cadavérico. Los síntomas de la muerte se acentúan aquí cada vez más, con caracteres alarmantes, desesperados.

Los intelectuales aquí, predican en su casa una cosa, y hacen otra distinta en la calle.

Los políticos, tras sus desaciertos, son lo suficientemente cínicos para insultar al pueblo y expedir patentes de patriotismo.

El pueblo, único elemento útil, yace castrado, impotente, embrutecido por la ignorancia y la miseria.

¡Arriba, riendo á mandíbula batiente; abajo, paladeando el amargor de una vida desesperada, cruenta, de lucha y de sufrimientos!...

El Socialismo es el salvador del mundo.

El Socialismo es un corolario de la vida.

La Naturaleza, á grandes voces, nos enseña el Socialismo. Nuestro cuerpo nos da una lección de Socialismo.

Las células que lo forman no descarrilan de su ruta; cada una tiende á un fin y todas juntas al mayor orden y armonía (léase salud) del cuerpo.

Si algún ser extraño lo invade, todas juntas, unidas, luchan hasta aniquilar al intruso...

La sociedad es como un cuerpo. Los obreros son células que trabajan por el bien del cuerpo.

Los burgueses son seres extraños, toxinas, parásitos.

Si éstos invaden el cuerpo (sociedad), enferma; pero las células (obreros), laboran, luchan por expulsar el tumor, la invasión de seres patógenos...

Así explican los teóricos el Socialismo; así es en realidad. ¡Cuántos sienten esas mismas ideas, y sin embargo, ignorantes, hablan pestes del Socialismo! Marchamos muy lentamente.

Aquí es aún grave delito el pensar, y pecado mortal la duda...

No en vano hemos sufrido y sufrimos largos años de inquisición y de absolutismo.

Pero el mundo marcha, la verdad se impone y el tiempo derriba lo viejo y arcaico.

La ciencia viene en demostración de que es pecado, y pecado de lesa humanidad, la pretensión de que el mundo lo hemos de dejar como lo hallamos.

El qué dirán de los descendientes de los esclavos de la Edad Media tiene cada día menos prosélitos.

¡Brilla la nueva aurora!

Pero, ¿es socialista la moderna Pedagogía?

¡Oh, si; qué duda cabe!

El Socialismo pretende transformar la sociedad, mejor, curarla de tantos y tantos tumores que, en forma de caciquismo, teocracia y burguesía, hoy padece...

Pero esa transformación no cabe hacerse sin la preparación de generaciones limpias de prejuicios que, á su vez, crezcan en la verdad y en la libertad...

Si; es socialista la Pedagogía, aquella pedagogía que hace del niño una célula útil á sí y á los demás por lo que éstas son útiles para ella.

¿Está claro esto?

Sigue, pues, lector, sigue con paciencia las disquisiciones ó desvaríos de este pobre maestro que no alcanza á comprender cómo no se dicen hoy todos los maestros socialistas.”

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido