El diputado Andrés Ovejero en el debate parlamentario sobre el sufragio femenino en 1931

Historia

El catedrático y diputado socialista Andrés Ovejero intervino en el debate sobre el reconocimiento del sufragio femenino en las Cortes Constituyentes de 1931.

Ovejero expuso tanto su opinión personal como la posición de la minoría socialista el 1 de octubre, el día histórico en el que se aprobó dicho reconocimiento.

Ovejero explicó que personalmente hubiera pedido el voto no para todas las mujeres, sino para las trabajadoras, según lo dispuesto en el primer artículo de la Constitución, refiriéndose al hecho de que España quedaba constituida como una república democrática de trabajadores de toda clase.

Aludió a la concesión de la condición de ser elegidas las mujeres por parte del Gobierno Provisional para las elecciones de Cortes Constituyentes. Para el diputado la representación femenina en las Cortes era brillante, lo que le había convencido de la necesidad de aprobar el derecho al voto.

El grupo socialista iba a votar a favor de este reconocimiento. Ovejero explicaba que se comprendía la postura contraria de los radical-socialistas porque, siempre según nuestro protagonista, habían considerado los riesgos que se contraían con este reconocimiento, a las puertas del poder, seguramente en alusión al miedo de que ese voto femenino estuviera influido por la Iglesia e hiciera perder a los republicanos en unas elecciones. Pero los socialistas no tenían ese problema de la inminencia, siempre según Ovejero, ya que estaban acostumbrados a esperar a que llegase su hora. Al PSOE no le importaba, en su opinión, tener menos diputados en las próximas elecciones, idea que, en realidad, estaba en sintonía con esa parte de los republicanos de izquierdas sobre el sentido del voto femenino. Por otro lado, la afirmación sobre la poca importancia que daban los socialistas a la pérdida de votos, provocó rumores en la cámara, seguramente porque muchos diputados no se la creyeron.

El diputado siguió explicando el trabajo realizado por los socialistas, en su momento, defendiendo el sufragio universal, aunque fuera en una época en la que los trabajadores se encontraban en una situación propicia para la manipulación, en clara alusión a las tácticas caciquiles y el fraude electoral propios de la Restauración. Pero eso no importaba porque los socialistas, siguiendo el mismo argumento sobre el voto femenino, sabían esperar para convertir las derrotas en futuras victorias.

Los socialistas buscaban emancipar a las mujeres para llamarlas compañeras en las Cortes, en aras del triunfo del socialismo.

Sobre Ovejero podemos consultar el Diccionario Biográfico del Socialismo Español, donde se incluye la bibliografía actual sobre el mismo, interesándonos especialmente el libro de Aurelio Martín-Nájera sobre el grupo parlamentario socialista. Por otra parte, debemos consultar el número 7066 de El Socialista.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido