El socialismo valenciano a la altura de 1918

Historia

Isidro Escandell publicó el primero de octubre de 1918 un artículo en El Socialista donde hacía un repaso a la situación del socialismo en Valencia que recuperamos en nuestro afán de aportar materiales que enriquezcan y profundicen el conocimiento de la Historia del socialismo en España.

El maestro y periodista Escandell es una figura fundamental en la Historia del socialismo valenciano, destacando en las responsabilidades más importantes del mismo en toda su vida orgánica desde la segunda década del siglo XX hasta el final de la guerra civil: Juventudes, Agrupación de Valencia y Federación. Dada su condición de periodista estuvo al frente o colaborando en gran parte de la prensa obrera socialista valenciana y española. Llegaría a diputado en la Segunda República, siendo fusilado en 1940. Se trata, por lo tanto, de una figura muy autorizada a la hora de aportarnos datos.

Escandell comenzó su informe informando que, recientemente, se había unido a la Federación Socialista Valenciana (creada en 1905) la organización obrera de Onteniente, uno de los últimos bastiones del carlismo levantino. La Federación estaba compuesta en el inicio del otoño de 1918 por un total de 25 Agrupaciones: Albacete, Alcira, Alcoy, Alicante, Almansa, Bañeras, Buñol, Carcagente, Castellón de la Plana, Catarroja, Crevillente, Culla, Elda, Elche, Fuente de la Higuera, Gandía, Játiva, Onil, Petrel, Sueca, Tabernes de Valldigna, Valencia, Villena, Vall de Uxó y Onteniente. Pero, además, habían ingresado recientemente en el Partido Socialista las Sociedades Obreras de Onteniente y de Alcira. La Federación ya había celebrado seis Congresos. En el de 1916 se celebró en Valencia, donde se decidió que allí residiera el Comité Regional. Se estaba gestionando la creación de Agrupaciones en las siguientes localidades: Chiva, Enguera, Benejama, Cañada, Carlet, Burjasot, Macastre y Villanueva de Castellón.

Las Juventudes Socialistas fuertes eran las de Valencia y Alcoy. El próximo Congreso de los mismas se iba a celebrar, precisamente en la segunda localidad, para crear la Federación Regional de Juventudes Socialistas de Levante.

Escandell valoraba muy positivamente el caso de Buñol como uno de los pueblos más anticlericales de España, y que ofrecía una de las mayores esperanzas para el socialismo español. Por su parte, fruto de sus viajes de propaganda había constatado la fuerza del caciquismo frente a los esfuerzos socialistas en las localidades de Catarroja, Gandía, Carcagente y Fuente de la Higuera. Nuestro protagonista no quería dejar de insistir en el gran esfuerzo que se estaba haciendo en Onteniente, como ya hemos apuntado más arriba. Los socialistas de esta localidad tenían que luchar con el carlismo local y con un clero muy beligerante. También había problemas en Gandía para avanzar, siendo mucho mejor el panorama en Alcoy, Villena, Elche, Elda y otras localidades alicantinas.

En Valencia capital se observaba que una parte de los militantes procedían del partido que en su día había fundado Blasco Ibañez. En Castellón el socialismo no se había desarrollado mucho, y seguía siendo fuerte el republicanismo. En Alicante capital, en cambio, la situación era mejor, ya que fue una de las primeras ciudades españolas donde arraigó un potente núcleo socialista.

El autor del artículo quería destacar el caso de Culla, un pequeño pueblo enclavado en el Maestrazgo, en un lugar donde fue intensa la lucha en las guerras carlistas. Allí había una Agrupación Socialista.

Fuente de la Higuera contaba con un concejal socialista. No olvidemos que también los había en Valencia, Castellón y Elche. En Sueca parecía que el movimiento obrero comenzaba a renacer después de las consecuencias de lo que había ocurrido en 1911 en Cullera.

En Sueca, Escandell recomendaba redoblar el trabajo de propaganda.

Alcira, en el corazón de la comarca del Turia, contaba con una organización socialista era fuerte.

Por su parte, en Vall de Uxó, en el distrito de Nules, caracterizado como reaccionario por Escandell, los socialistas, al parecer, se mantenían firmes, a pesar de los fracasos organizativos.

El artículo se inserta en el número 3352 de El Socialista. Podemos consultar también el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Etiquetado como :
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido