La noticia del ingreso de la condesa de Warwick en el socialismo en El Socialista

Historia

Frances Evelyn Daisy Greville, condesa de Warwick (1861-1938), fue una mujer fascinante, si se nos permite la licencia, como pudimos comprobar en un artículo que sacamos hace unos meses en El Obrero. Su llegada al socialismo, ingresando en 1904 en la Federación Socialdemócrata, fue recogida por El Socialista, en una noticia de su sección Movimiento Social en la parte de exterior, es decir, del extranjero, y que supone un material muy interesante sobre cómo el socialismo español se hacía eco de este hecho, como luego haría en los años veinte cuando aterrizaron en el Partido Laborista destacados miembros de la élite británica.

La noticia señalaba que la condesa, perteneciente a una de las principales familias de Inglaterra, y que llevaba un tiempo manifestando sus simpatías por el movimiento obrero de su país, contribuyendo en distintas elecciones parciales al triunfo de los candidatos del “Comité para la representación obrera”, había dado un paso adelante en su compromiso. Efectivamente, había decidido ingresar en la Federación Socialdemócrata, la organización más marxista del panorama asociativo de la izquierda británica. Recordemos que en 1881 nació la Democratic Federation, gracias al esfuerzo de Henry Hyndman, aunque con el tiempo cambiaría su denominación por la de Social Democratic Federation. Esta organización editaba Justice, el que puede ser considerado el primer periódico socialista británico. En la organización destacaron también sindicalistas muy activos, como Ton Mann y John Burns, que hicieron que se vinculara hacia el sindicalismo. Otra de sus características fue que se trató de la organización británica más cercana a las ideas marxistas. En la S.D.F. militó William Morris, un personaje fundamental por la vinculación que desarrolló entre socialismo y estética.

Warwick había impartido una conferencia en la que explicó que era un tiempo de compromisos, pero también de “capitulaciones” de conciencias, y que, precisamente por todo ello, se sentía orgullosa de pertenecer a una organización socialista que había permanecido en el terreno de los principios, en una segura alusión al interés que esta Federación tuvo siempre por las ideas, frente al pragmatismo del movimiento obrero británico.

Hemos consultado el número 986 de El Socialista.

Sobre Warwick podemos acudir al trabajo citado en El Obrero del mes de febrero.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido