Rafael Montilla García, alcalde socialista de Porcuna

Historia

Rafael Jacinto Montilla García fue un intenso socialista de la localidad de Porcuna (Jaén). Nacido en 1891 se dedicó a la agricultura y al comercio para formarse de forma autodidacta, consiguiendo ser maestro en la Casa del Pueblo de Porcuna. Fue miembro de la Sociedad Obrera de Agricultores y Oficios Varios “Paz y Libertad”, integrada en la UGT, y de la Agrupación Socialista, de la que sería secretario en 1918. En 1931 fue elegido concejal, para ser nombrado alcalde en dos ocasiones, entre 1932 y 1934, y desde el triunfo del Frente Popular hasta 1937. No pudo salir de España, siendo detenido y fusilado en 1940 en Baza. Montilla García pagó con su vida su compromiso socialista, y por ser presidente del Frente Popular de su localidad.

En febrero de 1934, El Socialista quiso homenajear su vocación municipalista en una columna, y que rescatamos como un ejemplo de la importancia que los socialistas siempre dedicaron al trabajo en los Ayuntamientos.

Por el texto sabemos que una de sus primeras preocupaciones fue la de sanear la hacienda municipal, teniendo éxito porque a finales de 1933 el Ayuntamiento de Porcuna había terminado con su deuda, consiguiendo pagar todas las nóminas de los empleados municipales, además de atender a sus necesidades de tipo social. Se preocupó de mejorar los sueldos más bajos, pero, sobre todo, de combatir el paro arbitrando dos presupuestos extraordinarios por un total de 150.000 pesetas, gravando la renta con un impuesto progresivo, que era elogiado en el artículo por ser modelo de “equidad económica”. Estaríamos, por lo tanto, ante la aplicación de una política eminentemente socialista: fiscalidad progresiva al servicio del bienestar social, como una forma de redistribución de la riqueza para combatir la desigualdad producida por el paro.

En relación con las obras públicas, otro de los instrumentos preferidos por los ediles socialistas para combatir el paro, amén del objetivo de conseguir buenas infraestructuras, Montilla García invirtió unas 300.000 pesetas en el arreglo y construcción de caminos rurales, pavimentación de calles, construcción del alcantarillado, reformas en las escuelas locales al construir otra planta en el Grupo Escolar Francisco Ferrer, y también en las escuelas de la calle Aviador Aguilera, que llevaban el nombre de Pablo Iglesias.

Por fin, creó una biblioteca pública municipal con 500 volúmenes cedidos por el Estado y otros 200 que había adquirido el propio Consistorio. La biblioteca consiguió el elogio del inspector de bibliotecas del Ministerio de Instrucción Pública.

El artículo quería demostrar la valía como alcalde de Montilla, y cómo debía ser imitado. Como dijimos al principio, eso, precisamente, le llevaría a la muerte en un olivar.

La memoria de Rafael Montilla García se honra en un blog específico. Gracias al auge del memoralismo y a un familiar directo su figura ha comenzado a ser conocida y reconocida en su localidad y provincia. Es muy interesante consultar el artículo de Nuria López Priego sobre su figura en El Diario de Jaén, en enero de 2010. La página de Todos los Nombres de Porcuna también le dedica especial atención.

Por otro lado, es obligada la consulta del Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Nosotros hemos empleado como fuente el número 7798 de El Socialista.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido