El Comité Nacional del PSOE por el derecho de asociación obrera en 1902

Historia

En estos últimos trabajos estamos estudiando la movilización socialista en favor del derecho de asociación de los trabajadores españoles en 1902. En esta nueva entrega analizamos el manifiesto o comunicación del Comité Nacional del PSOE a las Agrupaciones, de 28 de julio de 1902, y que se hizo público a través del periódico El Socialista.

 

El PSOE manifestaba que las Compañías ferroviarias y distintas patronales se negaban a reconocer a sus empleados el derecho que les asistía a asociarse. Los primeros habían avisado que no negociarían con los representantes de los trabajadores (Sociedades Obreras), y las segundas habían puesto a sus operarios en un dilema: si querían seguir empleados o ser contratados no podían estar asociados.

Los socialistas consideraban que estas conductas vulneraban el artículo 13 de la Constitución española (recordemos que estaba en pleno vigor el texto constitucional de 1876) que, entre otras cuestiones, reconocía que todo español tenía derecho a “asociarse para los fines de la vida humana”.

En este sentido, parecía lógico para los socialistas que quienes faltaban a la “ley fundamental de la nación”, y querían privar de un derecho a quiénes tanto lo necesitaban por vivir de míseros salarios, fueran considerados por las autoridades como delincuentes y procedieran, en consecuencia, contra ellos. Pero no lo hacían, e incluso ministros consideraban que era lícito el proceder de esos empresarios citados, y hasta habían declarado que nada había legislado al respecto, en clara alusión implícita a lo que había expresado Moret, según vimos en artículos anteriores.

Frente a esto, el PSOE no solamente acudía a lo dispuesto en la Constitución, sino a un razonamiento propio. Si un empresario despedía a los obreros asociados y eso es legal, sería imitado por el resto de patronos, y al final, sería letra muerta lo que reconocía el apartado correspondiente del artículo 13 del texto constitucional.

Otro razonamiento tenía que ver con la coacción que suponía que las Compañías ferroviarias y la patronal obligasen a sus trabajadores a que abandonasen las Sociedades Obreras si querían conservar sus puestos de trabajo. Y eso era punible.

Por todo ello, algunas Sociedades Obreras habían acudido a la huelga para defender el derecho de asociación. Pero el sindicalismo socialista había llegado a la conclusión de que esa lucha debía ser general para conseguir vencer, por lo que era necesario emprender una verdadera campaña por todo el país para que se reclamase el cumplimiento de la Ley de Asociación. Y el PSOE consideraba, y así lo comunicaba a sus Agrupaciones, que se debía secundar enérgicamente esta iniciativa donde las Sociedades Obreras se pusiesen en marcha, y animar a que se secundase cuando se observase descuidad o flojedad entre los trabajadores.

El comunicado venía firmado por Wenceslao Longares, secretario interino, y por Pablo Iglesias, como presidente. Se publicó en el número del primero de agosto de 1902 (nº 856) de El Socialista.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido