Los socialistas españoles ante la manifestación de tabaqueros cubanos en La Habana en julio de 1907

Historia

En un artículo anterior dimos cuenta del origen y desenlace de la denominada Huelga de la Moneda de los obreros tabaqueros cubanos en 1907, y del análisis elogioso realizado en las páginas de El Socialista en relación con el éxito del movimiento obrero cubano. Pues bien, en un número posterior del periódico obrero español se quiso seguir mostrando al lector español el éxito alcanzado a través de la crónica de la manifestación que se celebró en La Habana el 21 de julio para festejar el éxito de la huelga. El fin no sólo era informar sino también, como era habitual, realizar pedagogía.

La manifestación era calificada como un ejemplo de solidaridad obrera y del testimonio del reconocimiento a cuántos habían ayudado a los obreros en su lucha. Se calcula que fueron 20.000 manifestantes, que recorrieron las principales vías de la capital cubana, durante seis horas. Hubo hasta ocho bandas de música, y 300 estandartes y banderas (asunto siempre capital en el movimiento obrero). Al frente de la manifestación marchaba el Comité directivo de la huelga, parando ante el palacio del gobernador provisional, Mr. Magoon, para darle las gracias por la carta dirigida a los huelguistas en su momento, confirmando la razón que les asistía. Subieron y el gobernador les brindó el balcón principal, generando aplausos y vivas de los manifestantes. En el palacio, Emilio Sánchez, a la sazón presidente del Comité de Huelga, saludó al gobernador y le entregó dos estandartes con sendas inscripciones. En el primero se podía leer: “Después del triunfo.- La Federación”. En el fondo de ese estandarte se encontraban los utensilios propios de una fábrica tabaquera. El otro estandarte era un cuadro que contenía el suplemento de La Voz Obrera del 7 de julio donde aparecía la carta del gobernador. La visita fue aprovechada para entregarle a la autoridad un documento pidiendo la rebaja de los derechos arancelarios en los artículos de primera necesidad.

Los manifestantes también saludaron a algunos almacenistas que habían ayudado a los huelguistas dando a crédito comestibles por valor de 25.000 pesos, y aprovecharon para ir a algunas redacciones de periódicos que habían apoyado la huelga.

La manifestación se disolvió con discursos de Emilio Sánchez y Eustaquio Valdés, que hablaron sobre la Federación y su esperanza de que sirviese a las clases trabajadoras.

El Socialista no podía dejar de manifestar que esta huelga había marcado un período de avance en el movimiento obrero cubano, y punto de partida para el socialismo en la Isla.

Hemos trabajado con el número 1120 de El Socialista. Podemos consultar el trabajo anterior sobre esta huelga en El Obrero, donde, además, insertamos una oportuna bibliografía.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido