El análisis socialista español de la huelga de tabaqueros en Cuba de 1907

Historia

Los socialistas españoles siempre estuvieron muy atentos a los conflictos laborales que se desarrollaban fuera de España, y si eran en lugares que habían sido españoles en su momento más aún. En agosto de 1907, a través de las páginas de El Socialista analizaron la huelga de los obreros tabaqueros cubanos, y que pasamos a tratar en el presente artículo.

 

El movimiento obrero en relación con el sector tabaquero cubano siempre fue muy activo. En el otoño de 1887, es decir, en tiempos de la colonia, estalló una primera oleada de intensas huelgas en el sector con lock out incluido. Ya en la época que nos ocupa, sabemos que a partir de 1906 la exportación de tabaco comenzó a disminuir, con bajada de salarios. A finales de febrero de 1907 se declaró un paro general en las tabaquerías de La Habana, secundado después por las del resto de la Isla. El origen de la huelga tuvo que ver con la reclamación obrera del pago de salarios en moneda americana porque al recibir el sueldo en oro español perdían en las casas de cambio. Así estalló lo que se conoce como la Huelga de la Moneda, y que duró cuatro meses, generando una gran solidaridad entre los trabajadores y la población. El triunfo de los huelguistas se produjo a mediados del mes de junio. Uno de los principales líderes del conflicto fue Emilio Sánchez.

Pues bien, el análisis de la huelga por parte de El Socialista se realizó una vez terminada, ya que el artículo es del mes de agosto. Para el periódico español había sido la más importante de las que se habían producido hasta el momento, pero, sobre todo, por el triunfo alcanzado gracias, siempre según la columna periodística, por una táctica basada en la previsión, en la sensatez y en las cajas de resistencia, virtudes fundamentales para el sindicalismo socialista, siempre atento a realizar pedagogía de su estrategia.

Se informaba al público español que la huelga había durado 142 días, afectando al principio a 5000 trabajadores, aunque después se habían sumado unos 4000 de las fábricas independientes, para terminar por afectar indirectamente a otros miles de obreros por paro forzoso al parar las fábricas tabaqueras.

El triunfo había sido total. Se había conseguido el pago del salario en moneda americana, reingreso en el trabajo de los obreros despedidos, y con promesa de que antes de terminar el año se pagaría también en moneda americana a los obreros de las distintas operaciones del tabaco. Por fin, se había conseguido el reconocimiento de las organizaciones obreras.

En este sentido, los trabajadores decidieron organizarse en una Federación Nacional, que sabemos pasó a ser liderada por el citado Emilio Sánchez. Además, se pensó en extender la organización y la propaganda al resto de los trabajadores para que formasen grandes asociaciones de oficios.

Podemos consultar para conocer el movimiento obrero cubano en tiempos de la colonia el trabajo de Joan Casanovas Codina, “Movimiento obrero y lucha anticolonial en Cuba después de la abolición de la esclavitud”, en el Boletín Americanista (1995), y que tenemos disponible en la red. Ya para la época en la que nos ocupamos en el presente artículo podemos acudir, también en la red, al trabajo de Zoia Rivera, et allí, “La lectura de las tabaquerías en Cuba”, en ACIMED v.15 n.6 Ciudad de La Habana jun. 2007.

Como fuente hemos empleado el número 1119 de El Socialista de 16 de agosto de 1907.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido