Las mujeres de Los Santos contra la carestía de la vida en el verano de 1920

Historia

En distintos trabajos publicados en este mismo medio de El Obrero hemos estado profundizando y dando a conocer distintas movilizaciones protagonizadas por mujeres contra la carestía de la vida en plena Gran Guerra y en la posguerra, un fenómeno cuya dimensión ya estamos conociendo poco a poco por distintas investigaciones, demostrando el protagonismo de la mujer en las protestas que protagonizaron esta etapa de intensa inestabilidad. Este presente artículo supone una nueva aportación, a través de la protestas de las mujeres de la salmantina localidad de Los Santos en el mes de julio de 1920. La situación de la carestía de la vida llegó a ser realmente angustiosa en aquellos años.

 

En la segunda semana del mes de julio de 1920 las mujeres de Los Santos se echaron a la calle de forma espontánea para pedir al Municipio el abaratamiento de los artículos de primera necesidad.

Pero, además de la manifestación se presentó un escrito en el que exponían cómo habían subido los precios de los artículos de primera necesidad frente a los jornales que percibían las clases trabajadoras, pero los comerciantes no se habían sensibilizado ante esta situación y seguían subiendo los precios, frente a las bajadas que se estarían produciendo en el mundo, siempre según las mujeres de esta localidad. Y, además, la autoridad local no había hecho nada, no habría intervenido frente a lo que consideraban un ejercicio de egoísmo.

Por eso, realizaban un conjunto de peticiones por escrito para el alcalde para que se solucionase el problema en el plazo de cuatro días.

Las peticiones eran las siguientes:

  1. Rebaja general de un 50% de los precios de los comestibles.
  2. Rebaja de las telas y prendas de vestir.
  3. El reparto de consumos elaborado para el próximo ejercicio se rebaje para las clases trabajadoras.
  4. Se suprima la subasta en el ramo de consumo.

Para tratar de estas peticiones las mujeres solicitaron que una Comisión de la Casa del Pueblo se entrevistase con las autoridades municipales.

Al parecer, la movilización pero, sobre todo, que apareciese la Casa del Pueblo, habían provocado que llegaran a la localidad más guardias civiles. En este sentido, se había citado a los miembros de la Casa del Pueblo en el Cuartel para avisarles de que serían detenidos si se les veía entre los grupos de las mujeres.

Hemos consultado el número 3562 de El Socialista, del día 12 de julio de 1920.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido