El mitin contra la vida cara en Llano del Beal en julio de 1920

Historia

El movimiento obrero socialista se movilizó intensamente durante la Gran Guerra y la posguerra contra la subida vertiginosa de los precios de las subsistencias. En este artículo nos acercamos al mitin de protesta por la “vida cara”, ahora hace cien años, que tuvo lugar en Llano del Beal en Cartagena, y organizado por su Casa del Pueblo.

 

En el acto intervino de Carlos Lizán, que expuso la difícil situación por la que estaba atravesando la clase trabajadora por el alto precio que habían alcanzado los productos de primera necesidad. Por su parte, Pedro Peñalver, concejal socialista, además de miembro de la Sociedad de Mineros de la localidad, (recordemos que Llano del Beal era una localidad minera, que cambió radicalmente en los años ochenta del siglo XIX en su crecimiento demográfico, y ser protagonista de no pocos conflictos sociales, destacando la huelga de 1898, y otro conflicto de 1916), expuso las dificultades que los socialistas estaban teniendo en el Consistorio para defender los intereses de los trabajadores. Por eso animó en el mitin a que acudieran a las sesiones municipales para conseguir que no se vieran atropellados sus intereses.

En ese sentido, Mariano Olares, también concejal socialista, acusó a los acaparadores y las autoridades, consideradas como cómplices, como los responsables de lo que estaba ocurriendo con el precio de las subsistencias. Por eso, animaba también a la movilización para ponerse frente a la especulación.

El último orador fue Vicente Sánchez, un personaje fundamental del movimiento obrero socialista de la zona, ya que fue miembro de la Sociedad Obrera de la Unión, presidente de la Casa del Pueblo de Llano del Beal, para llegar a ser presidente de la Federación de las Sociedades Obreras de Murcia, que tuvo su sede, precisamente, en Llano. Además, terminaría siendo concejal en Cartagena. Pues bien, Sánchez remachó la idea del trabajo municipal, al afirmar que podía hacerse mucho en el Ayuntamiento, siempre y cuando el pueblo se movilizase, ahondando, en la importancia que los socialistas siempre otorgaron a los Consistorios.

Como era habitual se votaron varias conclusiones, y se aprobaron por unanimidad:

1º Autorizar a la Junta Administrativa de Casa del Pueblo para que convocase una asamblea general donde se acordase que una manifestación del pueblo acompañase a los concejales socialistas.

2º Oficiar al alcalde de Cartagena (Llano dependía de esta capital) para comunicarle que si no atendía a las reclamaciones de la minoría socialista se recurriría a la huelga general por tiempo indefinido.

3º Oficiar al gremio de cortadores para que el día que la Casa del Pueblo lo acordase ayudaran a los obreros organizados (cuestión capital del sindicalismo de raíz socialista) para paralizar la minería y el comercio.

4º Comunicar al Gobierno el disgusto por la indiferencia que había seguido ante las peticiones realizadas anteriormente, y para anunciarle el cambio de estrategia de lucha, es decir, se estaba avisando que ya no se seguiría la vía de las peticiones, sino la de la acción.

Hemos consultado el número 3571 de El Socialista de 22 de julio de 1920, y el Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido