Francisco Sanchís y el supuesto fin de la jornada laboral de ocho horas

Historia

El destacado socialista valenciano Francisco Sanchís, fundador de la Agrupación Socialista de Valencia, concejal de dicha ciudad y diputado en Cortes, teorizó sobre el supuesto peligro que corría la jornada laboral de ocho horas a mediados de los años veinte. Recogemos sus ideas en este apunte. No fue el único socialista que trató de esta cuestión en aquel momento, ya que por esos días Luis Fernández publicaba también un artículo sobre esta materia en El Socialista.

 

Como sabemos la jornada de ocho horas se fue imponiendo en el periódico de entreguerras. En España se alcanzó en 1919, pero a mediados de los años veinte se produjo un cierto debate en relación con la intensificación de la producción que podía ser aducido para ampliar la jornada laboral.

Sanchís veía que el grave problema económico generado por la guerra había llevado en muchos países a que gobiernos y patronal buscasen en la intensificación del trabajo una solución. Y cuando se hablaba de intensificar el trabajo, en opinión de Sanchís se estaba pensando en establecer una jornada laboral más larga, en vez de perfeccionar los sistemas de producción.

Sanchís no quería detenerse en la demostración de que la aplicación de la reforma de las ocho horas no había perjudicado a la producción, ni en la cantidad ni en la calidad, antes bien, la había mejorado, según podría demostrarse de muchos estudios. Le interesaba otra faceta de la cuestión.

La reforma había constituido un estímulo para el propio trabajador. Sanchís quería expresar que, al menos para el caso español desde que regía la ley de la jornada de ocho horas se habían “moralizado ostensiblemente las costumbres de los obreros”, en el sentido de que muchos habían abandonado la taberna, es decir, había disminuido el problema del alcoholismo, asociado a jornadas de trabajo embrutecedoras.

Por otro lado, Sanchís consideraba un error la intensificación del trabajo cuando había un problema de superproducción. Lo que importaba era dar salida a la misma. Si se ampliaba la jornada laboral el problema se agravaría a su juicio, ya que la producción aumentaría más, pero, además, caería el número de consumidores porque aumentaría el paro con el aumento de jornada laboral. Por eso, la solución era combatir el paro, que permitiría un aumento de los consumidores.

Hemos trabajado con el número 5251 de El Socialista, del 3 de diciembre de 1925. Sobre nuestro protagonista conviene acercarse el imprescindible Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

 
What do you want to do ?
New mail
Este sitio utiliza cookies. Al seguir navegando entiendo que aceptas mi política de cookies.
Más información Entendido